Buscar

Vatican News

Cáritas España asigna un millón de euros para la emergencia sanitaria y social

En un comunicado, la Institución humanitaria católica informa que la asignación cuenta con el compromiso de ciudadanos anónimos y está destinada para responder a las necesidades de la emergencia sanitaria y social provocada por la propagación del Covid-19.

Alina Tufani – Ciudad del Vaticano

El Consejo General de Cáritas España aprueba la reasignación de un millón de euros de los fondos de la confederación para apoyar las acciones que están realizando las 70 Cáritas diocesanas de todo el país para responder a las necesidades de la emergencia sanitaria y social provocada por la propagación del Covid-19. En un comunicado, la institución humanitaria católica informa que la asignación cuenta con el compromiso de ciudadanos anónimos y está destinada a la adquisición de los recursos más urgentes como equipos de protección, material sanitario, ropa de uso personal y de cama, y alimentos no perecederos, solicitados por las Cáritas diocesanas para sus centros de ayuda, instalaciones residenciales y servicios de apoyo domiciliario.

El anuncio se realiza en el  marco de la campaña de solidaridad lanzada hace una semana bajo el lema “Cáritas ante el coronavirus: cada gesto cuenta” que ha recibido una importante muestra de generosidad privada y ha animado múltiples iniciativas solidarias, personales y comunitarias de diversa naturaleza, para acompañar a quienes están en una situación difícil y son más vulnerables ante el Covid-19.

En este contexto, la organización caritativa española ha señalado dos difíciles realidades que amenazan la estabilidad socioeconómica de numerosas familias como lo son el pago de alquiler y el contingente humano que trabaja en el servicio doméstico.  En cuanto a la vivienda Càritas advierte que es necesario evitar que las familias puedan perder su casa, por lo tanto, proponen que se negocien nuevas condiciones en el pago de los alquileres y se paralicen los desahucios y desalojos previstos hasta el verano.

Respecto a las empleadas del hogar, Cáritas recuerda que son un colectivo especialmente castigado por las medidas de aislamiento decretadas y propone varias opciones para que no queden desamparadas. “Es urgente – se lee en la nota - extremar el cuidado de estas personas que cuidan de nuestras casas y seres queridos”. Cáritas invita, además, a generar tejido social y a fortalecer la comunidad con gestos cotidianos sencillos, como localizar a los vecinos más vulnerables, especialmente las personas mayores, y ofrecerles ayuda para hacer la compra, recoger medicinas en la farmacia o charlar con ellos desde la ventana.

Cáritas España lanza también el desafío de pensar en qué tipo de sociedad se quiere al finalizar la pandemia:  “Esta emergencia sanitaria y social es un momento idóneo para reflexionar sobre qué modelo de sociedad queremos recuperar cuando remita la crisis: si queremos volver al consumismo, el individualismo, la superficialidad de las relaciones virtuales, la pérdida de derechos sociales para los más débiles y la acumulación de riqueza, o apostar por un mundo distinto, que dé prioridad al cuidado de la vida de todos y del planeta en el que vivimos, la cooperación, el trabajo digno, el bien común, la justicia social y la participación”.

Por último, la organización humanitaria católica recuerda que esta emergencia es una buena oportunidad para cuidar, en este tiempo de Cuaresma, la vida interior y buscar espacios de encuentro virtual con otros a través de la oración, la celebración de la Eucaristía, los círculos de silencio y la reflexión. “El aislamiento y el silencio – concluye - pueden convertirse, además, en una fuente de transformación interior y de comunión con el resto de la humanidad”.

28 marzo 2020, 11:11