Buscar

Vatican News

Fuentes de Esperanza: mujeres musulmanas y cristianas, contra la trata

Se ha presentado en exclusiva el documental "Wells of Hope", sobre el nuevo proyecto de la red Talitha Kum para la lucha contra la trata de personas en Siria, Jordania y el Líbano, que une a mujeres católicas y religiosas con mujeres musulmanas y drusas. Nuestro colega Alessandro Di Bussolo entrevistó a la Directora Lia Beltrami: "queremos hablar a los jóvenes árabes, las primeras víctimas de esta plaga".

Ciudad del Vaticano

“Estoy aquí para contar la historia de mujeres árabes fuertes y comprometidas en un proyecto contra la trata de personas”. Así comienza el documental  de la directora Lia Giovanazzi Beltrami que narra las actividades que Talitha Kum, la red internacional de la Vida Consagrada contra la trata de personas, realiza Siria, Jordania y el Líbano, intensificando los esfuerzos para prevenir, proteger y brindar asistencia a las víctimas de esta lacra.

El proyecto audiovisual fue presentado en exclusiva la mañana del 20 de febrero, en la Sala Marconi de Radio Vaticano en Roma, patrocinado por el subsecretario de la Sección de Migrantes y Refugiados del Dicasterio para el Servicio al Desarrollo Humano Integral, Fabio Baggio, quien recordó cómo su sección dedicó todo el año 2018 al flagelo de la trata de personas.

Thalita Kum, que el 28 de febrero cumple 10 años -señala el padre Baggio- "es la expresión más clara de la Iglesia Católica en las fronteras del tráfico". La conferencia internacional organizada en abril de 2018, añade el religioso scalabriniano, concluyó que la ignorancia del fenómeno "sólo puede superarse presentándolo, como lo hace Wells of Hope, a través de las voces de los que sobrevivieron y luego se pusieron al servicio de las nuevas víctimas". 

Trailer en italiano del documental Wells of Hope

Las historias que se cuentan en el documental de Lia Beltrami quieren sacudir nuestras conciencias, poniéndonos en contacto con las heridas de una tierra que se ha convertido en la encrucijada del "tráfico inhumano", un escenario aterrador de reclutamiento, secuestro, transporte y reubicación de las personas más vulnerables, especialmente mujeres y niños, interceptados también por despiadados traficantes de órganos. Así es como Lia Beltrami presenta su trabajo a Vatican News entrevistada por nuestro colega Alessandro Di Bussolo.

"Un documental siempre crea conciencia, da valor a las personas que trabajan en él y toca a muchas personas que pueden haber estado un poco distantes. Conocer y empezar a preguntarse sobre problema es un punto fundamental y también iniciar una queja. Esperamos que entonces muchos periodistas puedan seguir el camino que hemos trazado, para profundizar el drama del tráfico de órganos, el tráfico de personas forzadas a la prostitución y el de niñas y niños vendidos para convertirse en ayuda doméstica".

- ¿Qué dificultades tuvo para hacer el documental?

R. - Hacer este documental, en zonas de conflicto en el mundo árabe, no fue fácil. Tuvimos que salir del Líbano cuando estallaron los primeros disturbios y nos trasladamos a Jordania, hasta la frontera con Siria. Luego tomamos la decisión de respetar los rostros de las mujeres y las personas que fueron objeto de la trata y luego elegimos que las mujeres que fueron protagonistas de la reacción a la trata contaran las historias, utilizando imágenes muy simbólicas, hechas en todos los lugares donde lamentablemente estas niñas fueron llevadas.

-¿Se emitirá el documental también en las zonas donde comienza el tráfico de personas?

R. - Hicimos este documental en lengua árabe y con un lenguaje que también puede ser difundido en la red, porque hemos visto cómo para el tráfico de hoy la primera conexión se da muy a menudo a través de las redes sociales. Así que tratamos de hablar con los jóvenes, también con los chicos y chicas que van a la escuela, empezando por el mundo árabe, pero luego extendiéndonos por todo el mundo. La particularidad de Wells of Hope es que une a mujeres de diferentes religiones: es el primer proyecto que lleva adelante Talitha Kum con mujeres cristianas, musulmanas y drusas. Allí donde se busca usar las religiones para dividir, las mujeres se unen para proyectos muy concretos, con pocas palabras y una mirada siempre hacia adelante.

- Desde su punto de vista, ¿qué más medidas deben adoptarse contra el fenómeno de la trata?

R. - El proyecto de Talitha Kum, esta red que une tantas experiencias contra el tráfico, es la primera vía. Haciendo documentales, haciendo jornadas informativas, haciendo reuniones, dando a conocer esta realidad, ayudando a las monjas, a los trabajadores, a los activistas que luego salvan a estas chicas, alejándolas del tráfico. Un paso más es trabajar sobre todo con hombres, porque este fenómeno también involucra a los hombres aunque afecta sobre todo a las mujeres. Y son los hombres los que deben tomar las riendas de una revolución cultural, para asegurarse de que nadie sea vendido o comprado, porque cada ser humano encierra en sí mismo el mundo entero.

20 febrero 2020, 18:15