Buscar

Vatican News

Sri Lanka: la Iglesia pide garantizar una migración segura y prevenir la trata

La Iglesia católica de Sri Lanka pide al gobierno que ofrezca las garantías de una mayor seguridad en el proceso migratorio, a la vez que reafirma su compromiso para defender la dignidad del trabajo de los migrantes y prevenir la trata de personas.

Alina Tufani- Ciudad del Vaticano

En una declaración conjunta con otras organizaciones religiosas y civiles que se ocupan de los migrantes, el presidente de la Comisión Nacional Católica para las Migraciones, monseñor Raymond Wickremasinghe, destacó la importancia de reconocer que la migración es un derecho y esto implica garantizar condiciones de trabajo decentes para esos emigrantes laborales.

El obispo de Galle firmó dicha declaración tras un evento para conmemorar el Día Mundial del Migrante, en el cual participaron también el Director Nacional Caritas Sri Lanka, fray Mahendra Gunatilleke, los directores y el personal de las 12 Cáritas diocesanas, representantes de la Congregación de Superiores Religiosos Mayores (CMRS) y miembros de asociaciones religiosas y civiles dedicadas a la ayuda legal y laboral de migrantes.

La migración es un derecho

“Nosotros – se lee en el documento - proveedores de servicios para migrantes y sus familias, bajo el programa apoyado por la Cooperación Suiza para el Desarrollo deseamos afirmar nuestro compromiso de esforzarnos por dar lo mejor de nosotros, reconociendo que la migración es un derecho y asegurando condiciones de trabajo decentes para esos migrantes laborales”.

En Sri Lanka, cada año más de 200.000 personas migran al exterior para poder trabajar. La mayor parte de los casos que la Organización Internacional de Migraciones (OIM) de Sri Lanka enfrenta se debe a la explotación laboral en Medio Oriente, sobre todo en Kuwait, Arabia Saudita y Omán. La organización internacional afirma que la mayoría de las víctimas que migran a esos países consiguen empleo como trabajadores domésticos, pero también ha habido casos de hombres sujetos a explotación laboral en Singapur y en Malasia en el sector de la construcción.

Prevenir la trata de personas

En este sentido, la declaración de la Iglesia de Sri Lanka afirma que es necesario un compromiso para prevenir la trata de personas que involucren especialmente a niños y mujeres. “Es necesario – se lee en documento - trabajar en coordinación con todos los involucrados en la actividad y la atención a los migrantes uniéndose a la Comisión Nacional Católica para las Migraciones para defender la dignidad del trabajo y realizar el proceso de una migración más segura que permita a los migrantes y sus familias disfrutar de los máximos beneficios de la migración".

La trata de personas para Sri Lanka es un desafío tanto dentro como fuera del país. Según OIM los emigrantes están expuestos al riesgo de convertirse en víctimas de trata como consecuencia de prácticas engañosas de reclutamiento y son sometidos a abusos físicos o sexuales, al trabajo forzado, a restricciones a la libre circulación, a la retención de pasaportes, y a amenazas de detención y deportación por violaciones de inmigración. Dentro del país, a menudo las mujeres y los niños están expuestos al riesgo de convertirse en víctimas de trata para fines de explotación sexual o laboral a través de medios engañosos o coercitivos utilizados por redes criminales sin escrúpulos.

La red de Caritas Sri Lanka, en colaboración con el Ministerio de Empleo Extranjero, ha organizado varios talleres de formación para promover una emigración laboral segura en los distritos de Colombo, Gampaha, Hatton, Jaffna y Batticaloa. El objetivo de estos talleres es desarrollar las capacidades de los participantes en los procedimientos y manejo de casos, especialmente de los migrantes más vulnerables y de sus familiares.

28 febrero 2020, 13:11