Buscar

Vatican News
Nigerai sacerdote secuestro Cristianos en oración 

Preocupación en Nigeria por el secuestro de otro sacerdote

Otro secuestro en el país dos semanas después del hallazgo del cuerpo de un seminarista secuestrado con otros compañeros

Lisa Zingarini – Ciudad del Vaticano

Otro sacerdote secuestrado en Nigeria. Es el Padre Nicolás Oboh, incardinado en la diócesis de Uromi, en el estado sudoriental de Edo. El secuestro fue denunciado por el Padre Osi Odenore, Canciller de la diócesis de Uromi. El rapto tuvo ayer, sólo dos semanas después del hallazgo del cuerpo de Michael Nnadi, uno de los cuatro seminaristas del Seminario Mayor del Buen Pastor de Kakau, en el estado noroccidental de Kaduna, secuestrados el 8 de enero. Los otros tres habían sido liberados.

Aumento de los secuestros en diversos estados 

Los secuestros de sacerdotes y religiosos con fines de extorsión se están multiplicando en varios estados nigerianos, junto con la propagación de la inseguridad en todo el país, como informó recientemente a Ayuda a la Iglesia Necesitada Monseñor Augustine Obiora Akubeze, arzobispo de Benin City.  En 2019, sólo en el estado sureño de Enugu,  fueron secuestrados nueve sacerdotes y otros dos en el estado suroccidental de Ondo. En la mayoría de los casos los rehenes son liberados. Este no fue el caso de Don Clement Rapuluchukwu Ugwu, que fue asesinado el año pasado por los secuestradores en el Estado de Enugu.  Todo esto mientras los asesinatos y ataques contra los cristianos por parte de los islamistas de Boko Haram y los pastores Fulanis no se detienen. Los últimos episodios graves ocurrieron a finales de enero, cuando en el centro de Nigeria un tiroteo mató a un líder de una comunidad católica local, junto con otras personas, y en el noreste del país fue asesinado un líder religioso cristiano secuestrado por un grupo armado islamista. El empeoramiento de la inseguridad en el país ha sido denunciado enérgicamente en los últimos días por el obispo de Sokoto, monseñor Matthew Hassan Kukah, quien durante el funeral del seminarista asesinado señaló con el dedo al presidente Muhammadu Buhari, elegido precisamente con la promesa de restablecer la seguridad en el país.

15 febrero 2020, 15:19