Buscar

Vatican News
Jean Vanier, fundador de la comunidad L'Arche. Jean Vanier, fundador de la comunidad L'Arche. 

Obispos Canadá: Recemos por la ONG El Arca tras el escándalo de su fundador

Después del escándalo por abusos sexuales del fundador de la organización sin ánimo de lucro “El Arca”, los obispos de su tierra nativa, Canadá, expresan su tristeza ante la noticia y piden oración por la organización “para que consigan restaurar la confianza de las personas”.

Ciudad del Vaticano

Después de los obispos franceses, la Conferencia Episcopal de Canadá también ha expresado su "tristeza" por los resultados desconcertantes de la investigación publicada el 22 de febrero por la organización "L'Arche international" sobre la conducta de su fundador, el canadiense  Jean Vanier, fallecido el pasado 9 de mayo de 2019. De esta investigación, como se sabe, salieron a la luz abusos sexuales perpetrados por el filántropo católico contra varias mujeres durante años.

"Esta noticia - se lee en una declaración publicada en el sitio web de la CECC - es aún más difícil e incomprensible, teniendo en cuenta que Vanier ha influido profundamente en la forma en que las personas perciben y tratan a las personas con discapacidad intelectual o física hoy y que sus escritos han tenido un impacto positivo sobre la vida de personas de numerosos orígenes culturales y lingüísticos. Sin embargo - señalan - "ningún mal causado puede ser justificado". "Cualquier abuso es una terrible manipulación de la confianza y siempre debe ser condenado" y "cualquiera que sea su forma es inaceptable", reitera la Conferencia Episcopal que felicita a la organización L'Arche por el coraje demostrado con el lanzamiento de esta investigación.

Por otro lado, según los obispos canadienses, también es importante reconocer el impacto negativo que los resultados de esta investigación han tenido en la red global de las comunidades L’Arche, que desde hace casi 60 años está comprometida en ayudar a las personas con discapacidad y a sus familias.

Al final de la nota, los obispos canadienses piden oración para que la dirección de la organización pueda conseguir superar la importante tarea que ahora enfrenta: la de “restaurar la confianza” a través de políticas y prácticas de salvaguardia rigurosas para que su misión con las personas con discapacidad pueda continuar en Canadá y en el extranjero. "Mientras salen a la luz los pecados e injusticias - concluye la nota de los obispos canadienses - es igualmente urgente recordar y reconocer el servicio desinteresado y compasivo realizado por los miembros, voluntarios y líderes de la organización por la vida de muchas personas durante tantas décadas".

28 febrero 2020, 16:47