Buscar

Vatican News
SEMAFO-ATTACK/ (SESAME PICTURES)

Burkina Faso. Un paso en favor de las víctimas de abusos sexuales

Bajo el deseo del Cardenal Philippe Ouédraogo, la Diócesis de Uagadugú ha establecido una oficina diocesana para atender las denuncias de abusos sexuales, de acuerdo con la Carta Apostólica del Papa Francisco “Vos estis lux mundi”.

Lisa Zengarini - Ciudad del Vaticano

También las Diócesis africanas han empezado a aplicar las disposiciones del Motu Proprio del Papa Francisco “Vos Estis lux mundi”, relativa a la lucha contra los abusos. En los últimos días, el Cardenal Philippe Ouédraogo, Arzobispo de Uagadugú, en Burkina Faso, ha constituido una Oficina Diocesana, integrada por el penitenciario diocesano y dos sacerdotes, que “recogerá toda información y acusaciones de abusos sexuales a menores, personas vulnerables y adultos (hombres, mujeres y niñas) cometidos por miembros del clero, miembros de Institutos de Vida Consagrada o Sociedades de Vida Apostólica”.

El nuevo organismo acogerá las denuncias de “todo aquel que posea información o sospechas basadas en abusos o escándalos sexuales”, ya sea verbalmente o por escrito. El denunciante estará “protegido por la obligación de confidencialidad”. La oficina contará también con una comisión de expertos en la que trabajarán juristas, abogados y psicólogos. 

Medidas y Protocolos en África

Entre las Iglesias africanas que ya han adoptado medidas y protocolos para prevenir y combatir los abusos sexuales en la Iglesia contra niños, adolescentes y personas vulnerables, se encuentran las de África meridional y la Iglesia de Mauricio. El verano pasado, de acuerdo con el documento “Vos Estis lux mundi”, la Conferencia Episcopal Sudafricana (SACBC), que reúne a los obispos de Sudáfrica, Botsuana y Esuatini, se comprometió a fortalecer los procedimientos existentes para la denuncia de los casos, a “acompañar a las víctimas en su proceso de curación” y a “pedir cuentas a los autores”. A fin de que estas medidas sean más eficaces, el SACBC ha previsto, entre otras cosas, que las personas dedicadas a la protección de niños y adultos vulnerables asistan a cursos de capacitación específicos para que el problema se aborde de manera profesional.

En Mauricio, la Diócesis de Port-Louis ha establecido códigos de conducta para los miembros de la Iglesia que trabajan con niños y protocolos específicos para los casos de abuso que también están disponibles en su portal. Las nuevas medidas fueron adoptadas en julio de 2018, antes de la cumbre de febrero de 2019 en el Vaticano sobre la protección de los menores que dio como resultado el Motu Proprio del 9 de mayo.

11 febrero 2020, 11:47