Buscar

Vatican News
Familiares de víctimas de asesinatos relacionados con las drogas asisten a una misa Familiares de víctimas de asesinatos relacionados con las drogas asisten a una misa  (ANSA)

El Obispo de Caloocan: los filipinos infectados con "el virus de la indiferencia"

"Estamos paranoicos con el coronavirus, que apenas ha infectado a un filipino", dijo el prelado, "pero no parece importarnos en absoluto este virus de la indiferencia, que ya ha matado a miles de personas".

Anna Poce - Ciudad del Vaticano

El obispo Pablo Virgilio David de la diócesis de Caloocan, hablando ayer en la Conferencia anual filipina sobre la Nueva Evangelización, que se lleva a cabo en Quezon City - informa UCA News - subrayó cómo un peligroso 'virus' está infectando al pueblo filipino desde hace varios meses: el virus de la indiferencia. Se está propagando más rápidamente que el coronavirus, que en los últimos días ha infectado a más de 4.500 personas en diferentes países.

"Estamos paranoicos con el coronavirus, que apenas ha infectado a un filipino", dijo el prelado, "pero no parece importarnos en absoluto este virus de la indiferencia, que ya ha matado a miles de personas". El obispo se refiere a la ola de asesinatos vinculados a la "guerra contra las drogas" del gobierno. De hecho, en el país, las ejecuciones extrajudiciales resultan la solución más eficaz a los problemas de la delincuencia y las drogas ilegales.

El obispo de Caloocan señaló a los participantes en la Conferencia cómo no hay fin a los casos de asesinato en su diócesis. Entre ellos, el último, el 27 de enero, cuando unos hombres armados no identificados dispararon a un hombre de 37 años. Los medios de comunicación, sin embargo, dejaron de hablar de las víctimas en las noticias, se quejó el prelado. Las noticias, si se relacionan con las drogas, son noticias rancias, "más o menos iguales", y ya no son dignas de mención.

El Cardenal Luis Antonio Tagle, nuevo Prefecto de la Congregación para la Evangelización de los Pueblos, en su intervención en la Conferencia, recordó a los fieles el "primer crimen registrado en la Biblia", el asesinato de un hermano, y cómo este pecado ha sido "transmitido" hasta hoy. Por lo tanto, invitó a los filipinos a participar en el diálogo constante, porque "un verdadero católico no teme al diálogo", de hecho, como católico, tiene que participar en el diálogo. "El diálogo", añadió, "no es sólo un estilo, es seguir a Dios. Por último, instó a los aproximadamente 10.000 participantes en el encuentro a rezar para que la gente se reconozca como hermanos y hermanas pertenecientes a una única familia.

Este año el encuentro se celebró en enero y no en julio, como en los últimos seis años, para permitir al Cardenal Tagle, que inició la Conferencia en 2013, respondiendo al llamado del Papa a la "nueva evangelización", participar antes de su partida para el Vaticano, donde pronto tomará posesión de sus cargos romanos como nuevo Prefecto de Propaganda Fidae.

29 enero 2020, 13:48