Buscar

Vatican News

Marcha por la Paz: no estamos destinados a vivir en una cultura del enfrentamiento

Este primero de enero miles de jóvenes, adultos y ancianos, en Roma y en todo el mundo, salieron a las calles para orar y clamar para que la Paz habite en todas las tierras. El presidente de la comunidad de San Egidio, Marco Impagliazzo, afirmó que “siempre hay que defender la paz porque es el futuro de este mundo”.

Ciudad del Vaticano

“Todo puede cambiar”. Era uno de los mensajes plasmados en una de las pancartas sostenida por hombres y mujeres el día de ayer en la marcha por la Paz en la ciudad de Roma, promovida por la comunidad de San Egidio, con ocasión de la 53 Jornada Mundial de la Paz. Como ahora es una tradición, miles de personas se dieron cita en diferentes lugares del mundo, orando y clamando para que la paz habite en todas las tierras.

En la ciudad de Roma, jóvenes, adultos y ancianos, italianos y "nuevos italianos" integrados en el país desfilaron desde Castel Sant'Angelo hasta la plaza de San Pedro. Dieron su testimonio jóvenes y refugiados provenientes de países en guerra, y que, gracias a la acogida y acompañamiento por diferentes asociaciones, especialmente de San Egidio, han podido recobrar la esperanza y la paz.

Vivir en la esperanza y la paz

"Las nuevas generaciones pueden hacer y harán mucho por la paz y por el medio ambiente. Porque el mundo, tal como es, no nos gusta", ha clamado la pequeña Elena Romeo de 11 años. Por otro lado, el joven Abdul Razak, de 28 años, somalí, habló de su dolorosa historia, cuando tuvo que emprender un viaje cuando tan solo tenía 14 años, huyendo de la guerra que aun aflige la Somalia, como lo comprueba el atentado de hace algunos días en Mogadiscio.

Con una travesía que duró cerca de diez años, el joven somalí llegó a Italia en julio de 2017, y ahora puede gozar de una vida digna, llevando consigo dos palabras que le ayudan a no rendirse: la esperanza y la paz. “Lo que más me ha sorprendido de Italia es que puedes pasear tranquilamente sin peligro de que nadie te agreda. Recibí la ayuda de San Egidio, y ahora con la Comunidad he empezado a ayudar a los demás, a los necesitados", declaró Razak.

La paz es el futuro

En el evento también estuvo presente el presidente de la comunidad de San Egidio, Marco Impagliazzo, quien destacó la importancia de tal movilización, no solo por el número, sino también por la presencia de todas las generaciones: “Es un pueblo que empieza el año  junto tras la estela de la paz” y que está dispuesto a defenderla en contra de los poderosos. No estamos destinados a vivir en una cultura del enfrentamiento. La paz es el futuro”. Con ello, afirmó que se tiene que escuchar la sed de paz de quienes sufren por la guerra: “Cada uno de nosotros puede hacer mucho”.

Nunca dejar de esperar en un mundo de paz

Finalmente, todos reunidos en la plaza de San Pedro se dispusieron a escuchar el mensaje del Papa Francisco durante la oración del Ángelus. El Papa deseó que “todos, creyentes y no creyentes por igual, porque todos somos hermanos y hermanas”, “no dejemos nunca de esperar un mundo de paz, que se construya juntos día a día”.

Sant'Egidio es una comunidad cristiana que nació en 1968, apenas finalizar el Concilio Vaticano II, por iniciativa de Andrea Riccardi en un instituto del centro de Roma. La oración, los pobres y la paz son sus referentes fundamentales.

02 enero 2020, 14:36