Buscar

Vatican News

Llamamiento del cardenal Bassetti a la política: inviertan en la familia

El Presidente del CEI se dirigió al Consejo Episcopal Permanente que se ha inaugurado hoy en Roma. "El apoyo a la familia requiere políticas fiables y continuas que introduzcan finalmente una reducción de impuestos proporcional al número de hijos", dijo el cardenal manifestando también su preocupación por "las guerras en el Mediterráneo y la secularización".

Alessandro Guarasci - Ciudad del Vaticano

"Necesitamos un cambio en la política familiar". Fueron las palabras del presidente de la Conferencia Episcopal Italiana (CEI), el cardenal Gualtiero Bassetti, en su introducción al Consejo Episcopal Permanente que se inauguró hoy en Roma. El purpurado recuerda que el apoyo a la familia requiere "políticas fiables y continuas que introduzcan finalmente una reducción de impuestos proporcional al número de hijos". Por el bien de todos, pedimos que las fuerzas políticas, junto con los interlocutores sociales, sepan realmente invertir en la familia, devolviéndola al espacio público, como el lugar decisivo desde el que poner en marcha el país".

Fondo de Bienestar Familiar

Italia sigue viviendo un momento de gran incertidumbre, y esto se refleja en la vida cotidiana de los italianos. "En el plano social, existe una condición material y moral de permanente ansiedad, un clima de precariedad, incertidumbre e inestabilidad generalizada -dice el cardenal- y este clima suscita malestar y descontento, cuyos efectos van más allá de las propias páginas de crónica negra".

Por lo tanto, la carga depositada sobre los hombros de una gran parte de la población es considerable. Y es a estas personas a las que los obispos recurren. "Desde esta perspectiva, miramos con atención la institución, con la Ley de Presupuestos, de un Fondo de asignación y servicios universales a la familia - dice el cardenal - reconocemos una visión sobre el valor social asegurado por la familia, un paso con respecto a la libertad de elección de los padres sobre la educación de sus hijos, un camino que anima a los jóvenes a iniciar una actividad profesional y un intento de armonizar la experiencia de la paternidad con la del trabajo".

La guerra en el Mediterráneo es el resultado de elecciones miopes

Bassetti se refiere también al encuentro organizado por la Conferencia Episcopal Italiana en Bari, del 19 al 23 de febrero, en el que se reunirán los obispos católicos de los países del "Mare Nostrum". El cardenal señala que el encuentro se produce en un momento de crisis, particularmente dramático: "algunos grupos estatales, desde Libia, hasta Siria e Irak, están destrozados, otros están afectados por tensiones muy fuertes. "La guerra, en muchas partes del Mediterráneo, es el resultado de elecciones miopes e interesadas, de las que no son ajenas las nuevas lógicas coloniales, adelantadas por las grandes potencias. Como Iglesias nos proponemos ofrecer un testimonio de comunión, que no se resigna a las situaciones violentas y a las estructuras sociales injustas", añade.

En muchos católicos hay una religiosidad débil

Y de nuevo, la presencia de los católicos en la sociedad. El presidente de la Conferencia Episcopal destaca que en el actual contexto pluralista, que a menudo termina por considerar irrelevante la fe, surgen las más diversas posiciones: "aquí están las reacciones exasperadas de quienes luchan por aceptar esta época y casi necesitan distanciarse de ella, invocando un imposible retorno de las manos de la historia; luego están los atajos de quienes consideran ineludible la secularización de la sociedad; incluso entre quienes se reconocen católicos, a menudo prevalece una religiosidad débil, de modo que del magisterio eclesial se acepta sólo lo que está en sintonía con el propio estilo de vida".

En este punto, el clima general se ve afectado porque "si bien el espacio de incidencia de las instituciones, incluida la Iglesia, se reduce, existe también una soledad generalizada, que acompaña a muchas personas, que se sienten privadas de referencias culturales y alianzas educativas en las que apoyarse".

La Iglesia italiana se adhiere al domingo de la Palabra de Dios

La Iglesia italiana se pone, por tanto, al servicio del Papa. La escucha, la acogida de la Palabra, la contemplación... son actitudes primarias y esenciales, las que luego generan un servicio concreto al prójimo -dice el cardenal- sabemos por experiencia que cuando las personas, especialmente los jóvenes, se encuentran con la Palabra, reciben de ella una riqueza indecible, que conduce a opciones de vida dadas en las más diversas formas.

Es desde esta convicción que nos adherimos a la elección del Santo Padre de establecer el domingo de la Palabra de Dios: lo celebraremos por primera vez el próximo domingo 26 de enero. Ya al concluir el Jubileo extraordinario de la Misericordia, el Papa Francisco había pedido que se pensara en un domingo dedicado enteramente a la Palabra de Dios; un domingo "no una vez al año, sino una vez para todo el año".

20 enero 2020, 18:50