Buscar

Vatican News

Indignación del Patriarca de Venecia por la agresión antisemita de Nochevieja

A través de su Patriarca, monseñor Francesco Moraglia, la iglesia veneciana hizo oír su voz tras el atentado de Nochevieja contra el ex diputado Arturo Scotto. "Venecia siempre ha sido y quiere seguir siendo una ciudad de paz y libertad. Que se rechace y se condene enérgicamente toda forma de violencia, intolerancia y antisemitismo".

El grave episodio tuvo lugar en la Plaza de San Marcos de Venecia, en la víspera de Año Nuevo, contra el coordinador nacional y ex miembro de Articolo 1-Mdp, Arturo Scotto, atacado por un grupo de muchachos neofascistas que, entre otras cosas, gritaron frases ofensivas contra la memoria de Ana Frank.

Ante el lamentable hecho, entre las muchas muestras de solidaridad que llegaron de parte del mundo político, también se encuentra la intervención del Patriarca de Venecia, Monseñor Francesco Moraglia:

Lamentable episodio de violencia

"Para la Iglesia veneciana, el gesto insano ha suscitado una profunda tristeza y una verdadera indignación por la violencia física, verbal e ideológica que ha manifestado. Este hecho, que no debe ser subestimado, fue consumado, entre otras cosas, en el lugar más característico de la ciudad".

"Es un episodio -leemos en una declaración del Patriarca- que ofende a toda la comunidad, va en contra del respeto y la dignidad de las personas, socava la coexistencia pacífica en la raíz y, por lo tanto, debe ser condenado enérgicamente y de ninguna manera minimizado".

Venecia es una ciudad de paz y libertad

En este sentido, Monseñor Moraglia y la Iglesia de Venecia expresan su solidaridad con quienes han sido golpeados y agredidos verbal y físicamente, renovando su cercanía, tanto a quienes personalmente han sido objeto de este acto, como a la comunidad judía, "que es una realidad viva, significativa e importante de nuestra ciudad, rechazando" y condenan firmemente toda forma de violencia, intolerancia y antisemitismo.

«Venecia -subraya la iglesia local- siempre ha sido y quiere seguir siendo una ciudad de paz y libertad, acogedora para todos, amante de la justicia y el bien común y por ello-  por su naturaleza e historia - es refractaria y contraria a todo tipo de violencia (vieja y nueva)».

Además el Patriarca destaca que es preocupante que los "protagonistas" de tales actos sean los jóvenes; "esto pone de relieve dramáticamente la gravedad de la cuestión cultural y educativa sobre todo, pero no sólo, en las nuevas generaciones". 

02 enero 2020, 18:11