Buscar

Vatican News
Manos en oración Manos en oración 

“Zona de Convivencia Interreligiosa” Latinoamérica y el Caribe

Hoy, miércoles 4 de diciembre, se firmará en Uruguay la "Declaración de Córdoba" por líderes de varias denominaciones religiosas en la que declaran a América Latina y el Caribe "un área de convivencia interreligiosa".

Ciudad del Vaticano

“Nos sentimos obligados a aportar a nuestras sociedades un modo de vincularnos desde una mayor fraternidad como criaturas que portamos lo sagrado y puro de la vida”. Con este espíritu, el 30 de octubre de 2017, se firmó por primera vez la “Declaración de Córdoba” en la que líderes religiosos declaran a América Latina y el Caribe “una Zona de Convivencia Interreligiosa”.

Renovación de la Declaración del Caribe

Hoy, miércoles 4 de diciembre, se renovará tal acto, pero ahora en la Universidad Catolica de Uruguay en Montevideo. El evento es promovido por la Hermandad Judeocristiana a petición del Congreso Judío Latinoamericano, bajo los auspicios de la Universidad Católica, del Consejo de Iglesias Cristianas, de la Comisión para el ecumenismo y el diálogo interreligioso de la Conferencia Episcopal y de la Nueva Congregación Israelí, y será dirigida a los representantes de todas las Iglesias e instituciones dispuestas a dialogar y buscar la paz en el país.

Unidad interreligiosa

Dicha declaración será firmada por los tres co-presidentes de la Confraternidad: Mons. Arturo Fajardo, obispo de San José de Mayo; el Pastor Jerónimo Granados, de la Congregación Evangélica Alemana de Montevideo; y el Rabino Daniel Dolinsky, de la Nueva Congregación Israelita. También firmarán el Cardenal Daniel Sturla, arzobispo de Montevideo, el P. Julio Fernéndez Techera, rector de la Universidad Católica y representantes de otros cultos o instituciones religiosas.

Una vinculación más fraterna

En el documento del 2017 se lee: “somos conscientes de que han habido épocas y zonas con distintos grados de incomprensión entre nuestras comunidades”, pero también es una bendición la existencia “de una enorme pluralidad de culturas, ideas, razas e idiosincrasias”, lo cual los lleva a aportar desde allí una vinculación más fraterna. Este momento representó solo un punto de partida dirigido a la creación y desarrollo de programas y proyectos que promuevan la convivencia interreligiosa en América Latina y el Caribe.

04 diciembre 2019, 16:34