Buscar

Vatican News

Oración en los 30 años de la invasión de Estados Unidos a Panamá

Monseñor José Domingo Ulloa Mendieta, Arzobispo Metropolitano de Panamá hace una oración por los panameños fallecidos y desaparecidos hace 30 años a causa de la invasión de los Estados Unidos: "Una herida abierta que todavía duele", explica en el mensaje el prelado.

Ciudad del Vaticano

La madrugada del 20 de diciembre de 1989 Estados Unidos desplegó un operativo militar en Panamá que llamó "Causa Justa" con el objetivo de poner fin al regimen de Manuel Antonio Noriega. Lamentablemente este hecho se cobró vidas humanas dejando también muchos heridos que hasta hoy recuerdan con dolor la amarga fecha.

En este contexto Monseñor José Domingo Ulloa Mendieta, Arzobispo Metropolitano de Panamá, escribe un mensaje y una oración en la que recuerda que esta herida aún está abierta, y "duele mucho", porque no se ha podido cerrar, "no ha sido sanada".

 

«Han sido 30 años de una espera dolorosa por conocer la verdad de cuántas vidas se perdieron en esa nefasta invasión; una invasión que jamás podemos reconocer como una “causa justa”, porque la violencia, y menos contra un pueblo indefenso, es la respuesta para alcanzar la paz».

"Reconocer este día como día de duelo nacional es un paso significativo, que por 30 años se ha clamado, y que solo hasta ahora fue escuchado", continúa explicando el prelado, subrayando que no se trata solo de un día para los familiares de los caídos del 20 de diciembre, sino que "es un día para que todos quienes habiten en este Istmo rememoren, cuenten y analicen estos hechos que no deben repetirse nunca más".

"Es un día, en que se desgarró el corazón de la madre Patria, al ver en sus suelos la sangre derramada de sus hijos e hijas. Algunos a los que aún no se ha podido determinar dónde se encuentran enterrados", añade Monseñor Ulloa.

En este sentido, el Arzobispo de Panamá señala la importancia de mantener la memoria viva "para que nunca más en nuestra historia tengamos que avergonzamos de la forma en que un hermano eliminó al otro porque no fueron capaces de dialogar y encontrar consensos para caminar juntos".

Y cita además las palabras del Papa Francisco con las que anima al pueblo a poner "nuestra esperanza en el Niño que nos viene de lo alto, que viene a Salvarnos para lograr nuestra plena felicidad": "No dejen nunca que el pasado les determine la vida. Miren siempre adelante. Trabajen y luchen por lograr las cosas que ustedes quieren. Sepan una cosa: que la violencia no se vence con la violencia. La violencia se vence con la paz. Y la paz se alcanza con el trabajo, con la dignidad, con llevar la patria adelante”.

Por último Monseñor Ulloa hace una oración por los panameños fallecidos y desaparecidos hace 30 años a causa de la invasión:

"Dios de misericordia y amor, ponemos en tus manos amorosas a nuestros hermanos y hermanas quienes fallecieron en medio de la invasión. En esta vida les demostraste tu gran amor, y ahora que ya están libres de toda preocupación concédeles pasar con seguridad las puertas de la muerte y gozar de la luz y la paz eterna. Habiendo terminado su vida terrena recíbelos en el paraíso, en donde ya no habrá tristeza ni dolor, sino únicamente felicidad y alegría con Jesús, tu Hijo, y con el Espíritu Santo, para siempre. Amén".

23 diciembre 2019, 20:53