Buscar

Vatican News
Cardenal Jaime Ortega Alamino Cardenal Jaime Ortega Alamino 

El Vaticano recuerda la figura del cardenal cubano Jaime Ortega Alamino

La universidad Pontificia Lateranense, entregó el pasado 22 de noviembre, la laurea Honoris Causa, en Ciencias jurídicas-historia del derecho al doctor Eusebio Leal Spengler, título muy querido por el fallecido Cardenal Jaime Ortega Alamino para su amigo. En agradecimiento Spengler le dedica una Lectio Magistralis.

Patricia Ynestroza-Ciudad del Vaticano

La universidad Pontificia Lateranense, entregó el pasado 22 de noviembre, la laurea Honoris Causa, en Ciencias jurídicas-historia del derecho al doctor Eusebio Leal Spengler, título muy querido por el fallecido Cardenal Jaime Ortega Alamino para su amigo. En agradecimiento Spengler le dedica una Lectio Magistralis. El cardenal cubano murió el pasado 26 de julio.

En la ceremonia de entrega del título a Spengler, participaron el cardenal Tarcisio Bertone, el rector del ateneo, Vincenzo Buonomo,; el embajador de Cuba ante la Santa Sede, Jorge Quesada Concepción; y el Prefecto de la Congregación para el Clero, Cardenal Beniamino Stella.

Seguidamente se escuchó la Lectio Magistralis del doctor Honoris Causa, Eusebio leal Spengler dedicada al purpurado con el título: Al Cardenal Jaime Ortega Alamino: el pastor y el hombre. Elogio de la virtud sacerdotal.

El cardenal Jaime Ortega Alamino

El Doctor Leal, dedica su conferencia, agradeciendo su amistad con el fallecido purpurado, y los deseos en vida para lograr que recibiera ese título. Además, recorre la historia de la Iglesia en Cuba, y los momentos importantes en los que Cuba recibió a tres Papas: San Juan Pablo II, Benedicto XVI y Francisco.

Más adelante en su intervención a través de un video mensaje, Spengler, recuerda la vida del purpurado. Jaime Ortega fue creado Cardenal el 26 de noviembre de 1994 por San Juan Pablo II, fue “un hombre de perdón y reconciliación, un constructor de puentes”, dijo Spengler, y recordó en varias ocasiones, cuando asistió a los diálogos del cardenal con el General Presidente Raúl Castro.

“Fui testigo, dijo, del carácter sanador y profético de aquellos encuentros. En respuesta a una carta del Cardenal protestando por actos de violencia cometidos contra algunas personas, tuviesen o no razones para ello, el jefe del estado respondió entregándole la responsabilidad de que gestionara la liberación de los presos, insistiendo en que por ello era sólo el mérito de la iglesia representada en él. Estos intercambios se repitieron en no pocas ocasiones para tratar diversos temas. La visita del Papa Juan Pablo II a Cuba, en enero de 1998, largamente diferida por diversas razones, fue un momento estelar”.

Su ministerio al servicio del pueblo de Dios

Después de la visita de los Pontífices a la isla, en febrero de 2016, se produjo en suelo cubano otro suceso memorable de repercusión global: el encuentro entre el Papa Francisco, Patriarca de Occidente y Kirill, Patriarca de Moscú y de toda Rusia; un contacto público que acontecía por primera vez tras 1000 años de separación. Cuba volvía a ser escenario de Concordia y Paz. Mucho debemos al Cardenal Jaime, afirmó Spengler. 

Otra acción del cardenal recordó Spengler, fue el regreso de sacerdotes a Cuba, especialmente los cubanos; para ello realizó una intensa labor de relaciones internacionales en pro de una iglesia que no fue subvencionada por el estado y que no se subordinó a él. “Todo ello contó con su simpatía, su sonrisa, su carácter siempre esperanzado, añade Spengler, muchas veces repetimos juntos aquel lema: no nos pedirán cuentas de los que nos quitaron sino de lo que no hicimos”. Además, cumplió la difícil misión encomendada por el Papa Francisco, de viajar a Estados Unidos y sostener una entrevista previamente concertada con el presidente Barack Obama, en los jardines de la Casa Blanca. Sin lugar a dudas, dijo Spengler, en el acontecer posterior y en la esperanza de contribuir a mejorar las relaciones entre ambas naciones, en pos de la normalización, el Cardenal jugó un papel discreto y útil.

Los últimos años del cardenal

Cuando cumplió 75 años, se acogió al Canon 401 del Derecho Canónico y presentó “la renuncia de su cargo al Sumo Pontífice.” El Santo Padre Francisco había conservado su carta en la gaveta del escritorio, prolongando por un tiempo más su episcopado. Se retiró Jaime a España, entre el 19 y el 25 de abril de 2017, con los Padres Carmelitas en el Convento de San Juan de la Cruz, en Segovia. El día 23, de su puño y letra, recuerda su amigo Eusebio leal Spengler, escribió una reflexión intensa y dolorosa, examen de conciencia y testamento espiritual. Narra en el manuscrito los inicios de su vocación, su indiferencia juvenil y sus posteriores conversaciones con el Padre Cristóbal de la Orden de los Carmelitas Descalzos, su director espiritual, quien le recomendó acudir al Obispo de Matanzas para manifestarle la clara convicción de que debía ser sacerdote.

“A lo largo de esas meditaciones se puede constatar la vocación acendrada del Cardenal Ortega que encomendó a San Juan de la Cruz el último tramo de su vida. En ellas deja constancia de haber “sufrido mucho, sufrimientos íntimos, existenciales”, pero asegura que “aun en las cosas menores, en pequeños proyectos o en obras grandes siempre la mano de Dios está ahí.” Y confiesa: “He aprendido a verla.” Mi fe y la suya se hermanaban absolutamente. Las palabras de San Pablo Apóstol presidían nuestros diálogos: la caridad todo lo cree, todo lo perdona”.

Hablamos por última vez junto a su médico, señaló por último Spengler:

 “cuando ya apenas podía escuchar ni proferir palabra, “tomé sus manos y me nombró: amigo, amigo…. Esas palabras las llevo siempre en mi corazón”. Recibo con humildad la toga que me habéis conferido. El Cardenal Giovanni Angelo Becciu, Prefecto de la Congregación para las Causas de los Santos de la Santa Sede, me dijo que en ella estaba el testimonio del particular afecto y benevolencia del Santo Padre Francisco”.

Eusebio Leal Spengler, doctor en Ciencias Históricas de la Universidad de La Habana, entre otros títulos, ha escrito ensayos, prólogos y artículos sobre historia de Cuba, arte, restauración y otros temas de carácter general. Ha pronunciado conferencias magistrales y académicas en altas Casas de Estudios, Museos e Instituciones Científica entre ellas cabe mencionar las distintas universidades cubanas, universidades de varios países de América Latina, la universidad de la Sapienza, Roma, Italia, entre otras. 

 

Photogallery

Lectio Magistralis del Doctor Eusebio Leal Spengler sobre la historia de la Iglesia en Cuba y la figura del cardenal Jaime Ortega Alamino
03 diciembre 2019, 13:56