Buscar

Vatican News
Fe y resurrección Fe y resurrección  (ANSA)

Meditación del 32º domingo del tiempo ordinario: fe y resurrección

El Padre Jesuita Antoine Kerhuel nos introduce a la meditación con los textos litúrgicos del 32º Domingo del Tiempo Ordinario.

Ciudad del Vaticano

La fe en la resurrección está en el corazón de nuestra vida cristiana. No sabemos cómo definirlo, pero lo descubrimos a lo largo de nuestras vidas, hasta nuestro último aliento. Esto es lo que la liturgia de este domingo nos permite profundizar.

La primera lectura es del segundo libro de los Mártires de Israel. Siete jóvenes son encarcelados porque se niegan a violar la Ley, como les pide el Rey Antíoco, comiendo carne de cerdo, es decir, carne prohibida. Animados por su madre, desafiaron al rey, resistiendo hasta la muerte, y uno de ellos le dijo al rey: "Es mejor morir por las manos de los hombres cuando esperamos la resurrección prometida por Dios". El segundo libro de los Mártires de Israel describe una situación extrema, y uno podría pensar que pertenece a otra época. Eso sería un error. Hace unos años, un cristiano me contó lo que le había pasado poco antes. Fue amenazado de muerte por un hombre en guerra que le dijo: "Tú, cristiano, debes morir, y yo te quitaré la vida". Sin pensar demasiado, este cristiano respondió: "Lo siento, no puedes quitarme la vida. Ya he dado mi vida a otra persona: a Dios. Sorprendido por una respuesta así, el que ya se veía a sí mismo como el asesino de un malhechor, lo deja vivir. Sí, como cristianos, reconocemos que la vida no nos pertenece, que no dejamos de devolverla a quien la sigue dando; ¡la vida es más sorprendente de lo que espontáneamente la reducimos!

Los saduceos que nos presenta Lucas en el relato evangélico de este domingo cuestionan la posibilidad misma de la resurrección. Le preguntan a Jesús sobre la identidad del hombre que sería el marido de una mujer que, deseosa de respetar la Ley de Moisés, se casó sucesivamente con siete hermanos sin tener descendencia. Jesús responde a sus interlocutores que quien es llamado "el Dios de Abraham, el Dios de Isaac, el Dios de Jacob (...) no es el Dios de los muertos, sino de los vivos", y Jesús continúa: "Todos, de hecho, viven por él." Tal vez nosotros también, como los saduceos, queremos saber qué pasará después de nuestra muerte. A veces, nosotros también miramos la resurrección como lo que viene después de la vida que llevamos hoy. La resurrección nos permitiría escapar de nuestros problemas de salud, dificultades económicas, celos familiares, conflictos étnicos, rivalidades sociales, etc. Por su respuesta, Jesús dice que la resurrección es, de ahora en adelante, una más allá de todas nuestras experiencias humanas (tanto las experiencias difíciles como las felices).

En otras palabras, acoger la resurrección significa vivir, a partir de ahora, nuestra vida cotidiana de una manera diferente... se podría decir: "vivir nuestra vida cotidiana en la resurrección, en la fe en Dios, que es la fuente de la vida". Tomemos algunos ejemplos. A veces nos sorprenden las personas que, en medio de pruebas muy duras, descubren una paz extraña, o incluso irradian una paz asombrosa. También estamos a veces cerca de los moribundos que se convierten en agentes de paz en sus familias, inculcando un espíritu de reconciliación que da vida a todos. Estas situaciones, por extremas que sean, nos ayudan a escuchar la enseñanza de Jesús: nosotros también descubrimos que la resurrección no es tanto una más allá de la condición humana, sino que es una parte de nuestra condición humana donde la vida recibida de Dios es constantemente acogida, entregada, devuelta.... y nunca es retenida como un bien para poseer para nuestro propio consuelo.

El salmista de hoy escribe: "Veré tu rostro; cuando me despierte, estaré satisfecho de tu rostro". Nosotros, los bautizados en Jesús muerto y resucitado de entre los muertos, despertemos en nuestro deseo de seguir a Aquel que, desde hoy, abre el camino a la vida, a la vida verdadera.

09 noviembre 2019, 17:09