Cerca

Vatican News
Basilica santo sepulcro jerusalén Viernes Santo en la Basílica del Santo Sepulcro  (© Marie-Armelle Beaulieu/CTS)

Tierra Santa: nueva fase de la restauración del Santo Sepulcro

La etapa preparatoria de la segunda fase de la restauración del Santo Sepulcro ya está en marcha para iniciar el proceso que llevará en los próximos años a la consolidación de los cimientos del Edículo y del piso de la Basílica. El compromiso de la Custodia de Tierra Santa compartida con el Patriarcado Greco-Ortodoxo y el Patriarcado Apostólico Armenio.

La segunda fase de la restauración y conservación de la Basílica del Santo Sepulcro entra en la fase preparatoria, y se confirma el papel principal que se confiará, a organismos e instituciones italianos cualificados, en la delicada remodelación estructural del lugar de culto querido por todos los cristianos del mundo.

El martes 8 de octubre, en la sede de la Custodia de Tierra Santa en Jerusalén, se firmó un acuerdo marco entre la Custodia Franciscana de Tierra Santa y la Fundación Centro para la Conservación y la Restauración de los Benes Culturales "La Venaria Reale" de Turín, para iniciar el proceso que conducirá en los próximos años a la puesta en marcha de intervenciones encaminadas a consolidar los cimientos del Edículo y el suelo de la Basílica. El proyecto se llevará a cabo en colaboración con el Departamento de Ciencias de la Antigüedad de la Universidad "La Sapienza" de Roma. A las dos instituciones académicas -reportan los medios de comunicación oficiales de la Custodia de Tierra Santa citados por la agencia Fides- será confiada la tarea de desarrollar un estudio de profundización sobre el estado actual, también desde el punto de vista histórico - arqueológico, y de preparar el proyecto ejecutivo de las obras de restauración necesarias.

Compromiso compartido con el Patriarcado Greco-Ortodoxo y el Patriarcado Apostólico Armenio

La firma forma parte del acuerdo firmado entre las tres grandes realidades eclesiales que comparten la custodia del Santo Sepulcro y el mantenimiento del "Status Quo" dentro del lugar santo: el Patriarcado greco-ortodoxo de Jerusalén, el Patriarcado apostólico armenio de Jerusalén y la propia Custodia de Tierra Santa. Las tres realidades eclesiales también recaudarán los fondos necesarios para financiar la exigente obra de restauración.

La alerta de riesgo de colapso lanzada en 2017

En marzo de 2017, según informa la Agencia Fides, la alarma sobre el riesgo de un posible derrumbe de la Basílica del Santo Sepulcro fue lanzada por el equipo de arqueólogos y expertos que en ese momento acababa de terminar con éxito la restauración del Edículo, la estructura que, en el interior del Santuario, contiene los restos de una gruta venerada al menos desde el siglo IV d.C. como tumba de Jesús. Todo el conjunto del Santo Sepulcro – declaró en ese momento al National Geographic la arqueóloga griega Antonia Moropoulou, profesora de la Universidad Técnica Nacional de Atenas (NTUA) y coordinadora científica del proyecto de restauración entonces apenas concluido, - aparece amenazado por el riesgo de "una falla estructural significativa". Y si la eventualidad se hiciera realidad – añadió la arqueóloga griega- "no sería un proceso lento, sino catastrófico". Las alarmantes hipótesis habían surgido precisamente durante los estudios y sondeos realizados en el Santo Sepulcro por el equipo de expertos a cargo de la restauración del Edículo. Las investigaciones realizadas por ese equipo y referidas al National Geographic, habían demostrado que todo el complejo, cuya último arreglo se remonta al siglo XIX, parece estar construido en gran medida sobre una base inestable de restos de estructuras anteriores, con un subsuelo atravesado por túneles y canales.

El santuario construido por el emperador Constantino

El santuario construido por el emperador Constantino erigido sobre los restos de un antiguo templo romano en torno a lo que era venerada como la tumba de Jesús, había sido parcialmente destruido por los invasores persas en el siglo VII, y luego por los fatimíes en 1009. La iglesia fue reconstruida a mediados del siglo XI.

Los detalles técnicos del documento, recogidos en los últimos años gracias al uso de georadar y cámaras robóticas, han puesto de manifiesto una situación alarmante en cuanto a la estabilidad del lugar santo, visitado cada año por millones de peregrinos y turistas: muchos de los pilares de 22 toneladas que sostienen la cúpula se apoyan sobre un metro y veinte de escombros no consolidados. (GV - Fides)

10 octubre 2019, 14:30