Cerca

Vatican News

REMAM, México: la fe nos compromete a cuidar casa común

Del 29 de septiembre al 3 de octubre se lleva a cabo en Ciudad de México el encuentro entre los obispos de la región. Su objetivo: fundar la Red Eclesial Ecológica Mesoamericana (REMAM), con la participación de los siete países de la región. Estará dedicada a la pastoral para la promoción y el cuidado de la casa común.

Manuel Cubías – Ciudad del vaticano

Monseñor Gustavo Rodríguez Vega, Arzobispo de Yucatán, presidió la misa de clausura del encuentro, con la participación de laicos, sacerdotes y obispos de Panamá, Costa Rica, Nicaragua, Honduras, El Salvador, Guatemala y México.

Comenzó su alocución, invocando a los Ángeles Custodios: “pedimos que nos ayuden a custodiar la creación visible, y a contagiar a todos en la preocupación por la ecología integral”. De igual manera hizo presente que el domingo 6 de octubre comienza el Sínodo para la Amazonía e invitó a orar a todos los fieles: oremos para que el Señor envíe su Santo Espíritu sobre este Sínodo, para que pueda traer consecuencias muy positivas, no sólo para la Amazonía, sino para todo el planeta que tiene un gran pulmón en torno al río Amazonas, y que aliente la conciencia mundial del cuidado ecológico integral de nuestra casa común”.

Mayor preocupación por cuido casa común

El Arzobispo de Yucatán puntualizó el reducido interés de los católicos en esta temática: “Es triste constatar que la inmensa mayoría de los miembros de la Iglesia no relaciona su compromiso de fe, con la responsabilidad personal en el cuidado de la casa común. Más triste aún es que muchos de los mismos pastores de la Iglesia, sacerdotes y hasta obispos no relacionan el cuidado de la casa común con su compromiso ministerial”.

San Francisco de Asís: paz y cuidado de todo lo creado

Nuestro Sumo Pontífice adoptó el nombre de Francisco en honor al santo de Asís por varias razones programáticas de su ministerio: San Francisco predicó la paz, y hoy el Papa quiere llamar a propios y extraños a trabajar por la paz en un mundo tan dañado y dividido por la guerra, la violencia y la inseguridad; San Francisco eligió a la hermana pobreza para desposarse con ella, y el Papa nos ha llamado a todos los católicos a ser una Iglesia pobre al servicio de los pobres en un mundo marcado por el individualismo y el materialismo; y San Francisco nos enseñó a ser contemplativos descubriendo a Dios en cada criatura de la naturaleza, y el Papa, en la mencionada Encíclica, nos ha llamado a convivir respetuosamente con la naturaleza, para que ella nos pueda seguir alimentando a todos los seres humanos, no sólo a unos cuantos, y para que podamos heredarla en buenas condiciones para los hermanos y hermanas de las próximas generaciones.

Laudato Si y tarea ecológica

Mons. Rodríguez Vega insistió en que la tarea ecológica es una tarea para todos: “los que nos gobiernan, deben legislar y hacer cumplir las leyes de protección a la naturaleza, evitando caer en la corrupción por las ofertas económicas de las grandes empresas que no se quieren sujetar a esas leyes ambientales; los empresarios, que si son auténticos creyentes, o personas de buena voluntad, han de cuidar que sus proyectos respeten la naturaleza en favor de toda la humanidad actual y futura; los responsables de los sistemas educativos de cada país se han de preocupar por incluir a lo largo de los años de escuela la información y la sensibilización para el respeto de la naturaleza”.

El pecado de la indiferencia

El Arzobispo insistió: “La indiferencia ante el dolor de la tierra y de los pobres es uno de los más grandes pecados de omisión de nuestro tiempo”. y añadió: “Los y las que estamos ya conscientes del deterioro ambiental, y que estamos comprometidos en la causa de la salvación de nuestro planeta, en favor del ser humano y para gloria de Dios, no podemos vanagloriarnos de esta conciencia y compromiso, ni mucho menos creernos por esto superiores a los que no comparten esta conciencia y compromiso, sino que, con toda humildad hemos de mostrar nuestra gratitud al Señor por esta vocación, y tener un gran amor, no sólo a las víctimas del deterioro ambiental, sino también para todos los hermanos y hermanas que no comparten aún nuestras convicciones, y a quienes deseamos la mejor y más pronta de las conversiones”.

En nuestro Proyecto Global tenemos seis opciones fundamentales, y la primera de ellas es la Opción por una Iglesia que anuncia y construye la dignidad humana. Creo que, en estos días, de algún modo, hemos afirmado que la construcción de la dignidad humana pasa por el compromiso por una ecología integral.

El obispo finalizó la homilía afirmando: “Volvamos a nuestros hogares de la mano de María, llevando en el corazón la alegría de nuestra vocación al servicio del cuidado de la casa común. El Señor nos conceda sacar adelante todos los buenos propósitos de esta Red Mesoamericana que hoy ha nacido por la gracia de Dios. ¡Sea alabado Jesucristo!

Photogallery

Clausura del Encuentro Fundacional de la Red Eclesial Ecológica Mesoamericana
04 octubre 2019, 09:23