Buscar

Vatican News
Obispos de México, foto de archivo Obispos de México, foto de archivo 

Obispos mexicanos: ¿Qué se espera de este Sínodo?

“Que el Espíritu Santo sople en todo el mundo, y que los hombres y mujeres nos convirtamos al Dios de la Vida y la Creación”: es la esperanza de los obispos mexicanos, plasmada en un comunicado publicado este 14 de octubre, en el inicio de la segunda semana del Sínodo sobre la Amazonía. En el mismo, enumeran las expectativas en torno al la reunión sinodal, recordando ante todo que somos "custodios" de la Creación de Dios.

Ciudad del Vaticano

¿Qué se espera de este Sínodo? Es la pregunta que ponen a la atención de los fieles este 14 de octubre los Obispos de la Iglesia en México. Los prelados recuerdan que nuestro centro es “Dios Creador”, que da la vida que nos ofrece como “casa común”, es decir “su Creación”.

El hombre tiene la misión de custodiar la Creación

La Amazonía “involucra a todo el mundo, - recuerdan - porque en ella está reflejada la custodia de una importantísima porción de biodiversidad para nuestra casa común, acoge diversidad de culturas y es un espacio donde la Creación se expresa como Dios la pensó”. Y el hombre “tiene la misión de custodiar la Creación, porque al haber sido dotado de una inteligencia específica, es el responsable de cuidar que la ‘casa común’ se conserve bella y al servicio de toda la humanidad, la de esta generación y la de mañana”.

Dios se haga presente en todas las realidades y personas

En el comunicado firmado por el Presidente de la CEM, Monseñor Rogelio Cabrera López, Monseñor Alfonso Miranda Guardiola, Secretario General, y por Monseñor Engelberto Polino Sánchez, Obispo Auxiliar de Guadalajara y Responsable de la Dimensión del Cuidado Integral de la Creación, los obispos de la Iglesia en México explican que “los Sínodos responden a la necesidad de la iglesia de ‘caminar juntos’”: son un espacio para hacer que se escuchen varias voces, y que, a través del Espíritu Santo, “se encuentre el mejor camino para que el Reino de Dios se haga presente en todas las realidades y en todas las personas”.

Problemáticas en Amazonas revelan modelo de vida consumista global

Los prelados advierten, por otra parte, que la riqueza que el bioma amazónico posee "son una tentación para un modelo de vida depredador y oportunista”. Y hacen presente que “las graves problemáticas que aborda este Sínodo no se limitan a aquella zona geográfica, sino que revela un modelo de vida consumista e irresponsable que se ha globalizado, y que nos cuestiona a todos, especialmente a los cristianos, conscientes de ser custodios de la casa común”.

Se registran en el Amazonas la criminalización y asesinato de líderes y defensores del territorio; apropiación y privatización de bienes de la naturaleza como el agua; explotación excesiva de madereras legales e ilegales; caza y pesca predatorias; megaproyectos energéticos, mineros, ferroviarios, etc. no sustentables y que provocan enfermedades en familias completas; narcotráfico, violencia, tráfico de personas;  pobreza y pérdida de la cultura y la identidad de aquellos pueblos originarios.

Expectativas en torno al Sínodo

En relación a las expectativas en torno al Sínodo, enumeran claramente, en primer lugar “hacer presente el Evangelio de Jesús en la Amazonía para reconocer a Dios creador que nos invita a estar en armonía en esta triple relación de Dios, el hombre y toda la Creación”.

También “escuchar los clamores de quienes habitan el Amazonas y construir con ellos, los caminos necesarios para proteger su cultura, su biodiversidad, su historia y este gran pulmón del mundo”. “Animar la evangelización de los pueblos, no en lógica de imposición y arrebato de lo propio, sino en un modelo de lo que hoy lleva el nombre de «inculturación» —encarnación del evangelio en las culturas autóctonas— y, a la vez, la introducción de éstas en la vida de la Iglesia” (Juan Pablo II, Slavorum ApostoliY “dar luces para que el cuidado de la ‘casa común’, desde la perspectiva de una ecología integral, “sea una constante en todo el mundo porque lo que sucede en el Amazonas es solo el reflejo de lo que sucede en todo nuestro planeta”. 

Cambiemos nuestra forma de relacionarnos con nuestra "Casa Común"

En los últimos párrafos del comunicado, los pastores reconocen a todos los hombres y mujeres que han entregado su vida defendiendo la tierra”, y animan a todos, en especial a la iglesia mexicana “a no desvincular nunca la fe y la vida”.

Nos unimos en oración con todos los participantes del Sínodo para que el Espíritu Santo sople en todo el mundo, y que los hombres y mujeres nos convirtamos al Dios de la Vida y la Creación. Y como resultado de ello, cambiemos nuestra forma de relacionarnos con la “casa común”, pasando de un modelo de consumo, depredador y desechable, a un modelo de cuidado, responsabilidad y sustentabilidad.

 

14 octubre 2019, 19:25