Buscar

Vatican News

Ecuador inicia el diálogo tras las protestas con la mediación de los obispos

El miércoles 23 de octubre cuatro representantes de la Conferencia Episcopal Ecuatoriana (CEE) fueron a la sede del gobierno. La delegación estuvo integrada por Monseñor Luis Cabrera, Arzobispo de Guayaquil, Vicepresidente de la Conferencia Episcopal; Monseñor Alfredo Espinosa, Arzobispo de Quito; Monseñor René Coba, Ordinario Militar, Secretario de la CEE, y Monseñor Danilo Echeverría, Auxiliar de Quito, representante del sector familiar de la CEE. El Presidente de la CEE se encuentra actualmente en Roma para participar en el Sínodo de los obispos.

Ciudad del Vaticano

En este contexto, la agencia de noticias Fides informa que el Presidente de Ecuador, Lenín Moreno, agradeció a los obispos "en nombre del país, del Estado y del gobierno" por su papel de mediadores en estos tiempos difíciles, fruto de malentendidos y falta de diálogo. Así pues, el Presidente habló de la "prepotencia de quienes creen que tienen derecho a permanecer indefinidamente en el poder, o en una posición intransigente", aludiendo a lo ocurrido en el país y a su retroceso respecto a las órdenes del gobierno. Lenín Moreno agradeció de manera especial al Frente Único de Trabajadores (FUT) por haber suspendido las manifestaciones previstas para el 30 de octubre.

Iglesia mediadora en el diálogo

Por su parte, Monseñor Cabrera destacó la invitación gubernamental a la Conferencia Episcopal para ser mediador en el diálogo con el movimiento indígena del país. El prelado insistió en que "hay voluntad y esperanza de llegar a acuerdos concretos, no para complacer a los grupos en diálogo, sino a todo el país". El Vicepresidente de la CEE concluyó su discurso anunciando el reto de iniciar un proceso de reconciliación y pacificación porque "una parte del pueblo ha sido fragmentada y herida".

 

Posteriormente, el presidente se reunió con representantes de grupos sociales y sindicales, en particular del sector del transporte, en varias reuniones para definir las modalidades y el calendario de los subsidios al petróleo, que habían desencadenado las protestas.

Las manifestaciones finalizaron el 13 de octubre, luego de que el gobierno derogara el polémico decreto sobre subsidios, con un trágico saldo de 8 muertos, más de 1.300 heridos y mil detenidos, según un informe de la Defensoría del Pueblo. El fin de las protestas abrió un diálogo directo entre las autoridades y el movimiento indígena, con la mediación del Episcopado y la oficina de las Naciones Unidas en Ecuador.

25 octubre 2019, 19:00