Cerca

Vatican News
¿Dios o el dinero? ¿Dios o el dinero? 

Reflexión para el domingo: "No puedes servir a Dios y al dinero"

El Padre Jesuita Antoine Kerhuel nos introduce a la meditación con las lecturas del 25º Domingo del Tiempo Ordinario (Año C).

Ciudad del vaticano

"No puedes servir a Dios y al dinero." Jesús da una clara conclusión a la enseñanza que leemos en el Evangelio de este domingo. Dios no cuenta con todos los bienes que podemos codiciar: honor, riqueza, poder, ¿qué sé yo? Dios no puede ser puesto en competencia con nada.

En el pasaje del profeta Amós leído hoy en la liturgia, oímos una fuerte invectiva contra los que sólo piensan en acumular riquezas, contra los que esperan impacientes el fin del sábado para poder (¡por fin!) volver a sus asuntos, contra los que distorsionan los equilibrios para engañar a los pobres. Amós vivió hace casi 2,800 años... y su mensaje sigue siendo relevante hoy en día.

En la segunda lectura de este domingo, Pablo invita a Timoteo a orar en particular "por los Jefes de Estado y por todas las autoridades, para que podamos llevar nuestras vidas en paz y tranquilidad, en toda piedad y dignidad". Si Pablo sugiere tal oración, es probablemente porque es necesaria. ¡Necesario en el tiempo de Pablo... pero, podríamos añadir, necesario también en nuestro tiempo! El riesgo de ejercer el poder sin tener en cuenta el "bien común", es decir, sin poner esta autoridad al servicio de la construcción de un mundo en el que se respete y promueva la dignidad de todos, este riesgo sigue existiendo hoy.

Por último, la enseñanza de Jesús de la que nos habla hoy el evangelista Lucas también se centra en el dinero. El dinero es engañoso cuando se convierte en la meta final de nuestros esfuerzos, actividades, iniciativas, y cuando nos aleja del verdadero bien. Jesús da esta enseñanza contando una historia sorprendente, que representa a un administrador deshonesto, pero, de una manera curiosa, Jesús no detalla aquí lo que es el verdadero bien.

Retomemos la historia que Jesús nos cuenta. Un hombre rico se entera de que su administrador está malgastando su fortuna. Por lo tanto, despide a este empleado. Cuando fue despedido, el administrador invitó a los deudores de su amo y les dijo: "Le debes a mi jefe cien barriles de petróleo... ¡Pues escribe cincuenta en tu pagaré! ...", "le debes a mi amo cien bolsas de trigo... bueno, escribe ochenta en tu pagaré. Al hacerlo, este hombre espera hacer amigos que le ayuden a sobrellevar mejor los días difíciles que se avecinan, pues estará desempleado.

Está claro que este gerente es deshonesto porque se apropia indebidamente de la propiedad de su amo para su propio beneficio; por lo tanto, es justo que sea despedido.

Pero cuando el maestro se entera del truco utilizado por su antiguo empleado para escapar de las consecuencias de su despido, no se enoja. Por supuesto, el maestro se defiende de la deshonestidad de su antiguo empleado, pero admira su engaño: su antiguo empleado es codicioso para su beneficio personal (y el maestro es una víctima de esta codicia), pero también sugiere que el verdadero bien no es el dinero: el verdadero bien es algo que afecta a las relaciones humanas, pues la codicia ha roto la relación entre el patrón y su administrador. Al igual que todo acto de corrupción rompe las relaciones entre un funcionario y el pueblo al que está llamado a servir.

Por lo tanto, tengamos cuidado de poner las cosas en su lugar: la autoridad, el poder, el dinero, no son objetivos en sí mismos, sino más bien medios para buscar el "verdadero bien". Toda la Biblia, en efecto, nos hace descubrir lo que es este "verdadero bien": una relación viva con el Dios vivo, una relación que se expresa muy cotidianamente en la promoción de relaciones fraternas y dignas con los demás, una relación que invita a la honradez y a la transparencia.

Jesús nos muestra este camino. ¡Para que lo sigamos con sencillez y determinación!

19 septiembre 2019, 14:32