Cerca

Vatican News
Monsignor Oscar Vicente Ojea Monseñor Oscar Vicente Ojea, Presidente de la Conferencia Episcopal Argentina  

Obispos argentinos: documento sobre familia, vida y amor humano

La Oficina de Prensa y Comunicación de la Conferencia Episcopal Argentina publicó el pasado 10 de septiembre el documento titulado: “El Dios de la Vida y del Amor Humano”

“El Dios de la vida y del amor humano” es el título del documento que presentó la Conferencia Episcopal Argentina el pasado 10 de septiembre, a través de la Comisión Episcopal para la Vida, el Laicado y la Familia. En la presentación intervinieron, entre otros, Monseñor Oscar Vicente Ojea, Obispo de San Isidro y Presidente del episcopado de esta nación y Monseñor Pedro María Laxague, Obispo de Zárate - Campana.

Un documento con una actitud de diálogo

Tal como explicó el Presidente de la Conferencia Episcopal de esta nación, el documento nace con una actitud “de diálogo”, tal como lo entendía San Pablo VI en su encíclica Ecclesiam suam, "clara, amistosa, confiada y cordial". En nombre de la claridad, por tanto, "este documento pretende expresar el pensamiento de la Iglesia sobre cuestiones fundamentales como la familia y la vida".

Además explicó que este documento ha sido escrito sobre todo para los padres de familia, pero también para los educadores, los maestros, los catequistas y los sacerdotes; sin olvidar a los hermanos que no piensan como los cristianos, y que tienen otra manera de ver estas cuestiones, a fin de poder establecer un diálogo con ellos, con respeto, humildad y caridad.

Este documento señala que son cada vez más frecuentes las realidades, los movimientos y las asociaciones que defienden, custodian y promueven la vida de la madre y del hijo por nacer. Y que, al mismo tiempo, existe una mayor conciencia de la importancia de una educación integral en cuanto a la sexualidad que la vincule estrechamente al amor, la libertad y la responsabilidad.

Ante una cultura en la que faltan los valores evangélicos

Por otro lado, pone de manifiesto que la sociedad está desarrollando una cultura que ya no se inspira en los valores evangélicos y están aumentando las esclavitudes que gritan a Dios, como lo son la violencia en todas sus formas, la trata de personas y la explotación de los más débiles, vulnerables y pobres, especialmente los niños, las mujeres y los ancianos; las prácticas de aborto y del control de la natalidad; el deterioro de los lazos interpersonales y la violencia en el hogar, especialmente contra las mujeres; además de la drogadicción, la pornografía y la indiferencia".

Clima de desorientación antropológica

De ahí que, en este clima de "desorientación antropológica", en el documento se señale que los obispos están convencidos de que la propuesta cristiana tiene una palabra luminosa, liberadora y esperanzadora. Por esta razón, esperan que este documento contribuya a una auténtica cultura del encuentro, de la vida y del amor humano" (Sir).

12 septiembre 2019, 16:47