Buscar

Vatican News

Mauricio López: proceso sinodal, un camino de convergencias

El Secretario Ejecutivo de la Red Eclesial Panamazónica (REPAM) y auditor del Sínodo para la Amazonía, Mauricio López conversa con Vatican News sobre este momento del proceso sinodal, al que califica como momento de convergencia.

Manuel Cubías – Ciudad del Vaticano

El camino recorrido hacia el Sínodo para la Amazonía

Mauricio López afirmó que el proceso sinodal comenzó hace varias décadas. Para entender el momento actual hay que ir a las fuentes, a las raíces. La preocupación por el mundo actual ya está presente en los documentos del Concilio Vaticano II, y luego se retoman en las Conferencias de los Obispos de América Latina en Medellín, Puebla, Santo Domingo y Aparecida. “Todo converge como las aguas de los ríos, para este sínodo”.

El sínodo tiene una estructura

El Secretario Ejecutivo de la REPAM insistió en que el sínodo “tiene unos participantes” y una estructura, donde “la mayoría son obispos”, así lo estableció Pablo VI. Sin embargo, “tiene una lógica de participación más amplia”, subrayó.

“En este caso se discutirá el Instrumentum Laboris que ha sido fruto de dos caminos distintos: el de las consultas a las conferencias episcopales” de los países que conforman la Amazonía y el otro camino, el de las consultas que condujo la REPAM a través de asambleas, foros temáticos, ruedas de conversación. Este proceso involucró a cerca de 87 mil personas de todo el territorio amazónico. “Este acontecimiento tiene un proceso de escucha”, insistió.

¿Qué saldrá del Sínodo?

“El instrumentum laboris no es un documento final, sino un documento que recoge voces diversas y en ese sentido, vendrá la fase de la asamblea”, caracterizada por ser un tiempo de discernimiento. López insistió en que esta fase del proceso no es como un parlamento, donde se vota para tomas decisiones. Se trata de escuchar la voz del Espíritu y la voz de la mayoría ayudará al Papa a tener una interpretación de por dónde va la voz del Espíritu.

La asamblea sinodal no es el final del camino

Un elemento es claro, afirmó López: “El sínodo no es un fin en sí mismo, no es el final del camino”. Insistió: “Es un instrumento, donde el Papa, como cabeza de la Iglesia, consulta sobre un tema de particular importancia, para un territorio, para la Iglesia toda y a partir de esa consulta, él y solo él, determinará cuáles son los elementos que se van a traducir en magisterio para la Iglesia”.

No perder la ruta

Mauricio López invita a no perder el foco. Se trata de confiar en la acción del Espíritu Santo para escuchar el grito de las personas que habitan la Amazonía y el grito de la tierra, tan amenazada y que “está viviendo situaciones de especial fragilidad, como lo vemos con los incendios recientes y necesita una respuesta decidida de la Iglesia”. Se trata, insistió de “Estar allí, como se ha hecho, con ellos, como el propio Cristo”.

López insistió en que esta realidad no es más importante que otras realidades, ni menos. Pero subrayó la urgencia de responder a ella, por la importancia que tiene no sólo para los pueblos que allí habitan, sino para la humanidad: aire, agua, biodiversidad, conocimiento.

30 septiembre 2019, 12:12