Buscar

Vatican News
“Tú nos convocas hoy a las Fiestas Patrias, Tú nos orientas hacia lo positivo y logrado. Llamados a colaborar y no al enfrentamiento", expresó monseñor Aós en la acción de gracias. “Tú nos convocas hoy a las Fiestas Patrias, Tú nos orientas hacia lo positivo y logrado. Llamados a colaborar y no al enfrentamiento", expresó monseñor Aós en la acción de gracias.  (@Iglesiastgo)

Chile: Administrador Apostólico de Santiago pide diálogo y no descalificación

Al celebrar el Te Deum por el 209º aniversario patrio, la Iglesia elevó una acción de gracias por las bondades de la Nación, reparando especialmente en los rasgos positivos de la vida del país.

Ciudad del Vaticano

Una mirada positiva, una invitación a fijarse más en las luces que en las sombras de Chile. Ese fue el tenor de las palabras que resonaron en la Catedral Metropolitana de Santiago el mediodía de este 18 de septiembre. Las pronunció el Administrador Apostólico de la Arquidiócesis, monseñor Celestino Aós, con motivo del 209º Te Deum por la Patria. Se trata de una celebración litúrgica y ecuménica que conmemora la Primera Junta Nacional de Gobierno que en 1810 dio inicio al proceso emancipador de Chile de la Corona Española.

La ceremonia contó con la presencia del Presidente de la República, Sebastián Piñera, y representantes de diversos poderes del Estado, ministros de gobierno, parlamentarios y líderes de otros credos religiosos. La música litúrgica estuvo a cargo de una orquesta de más de 30 músicos y un coro de un centenar de personas, que interpretaron cantos en castellano y mapudungún, lengua del pueblo originario mapuche.

“Tú nos convocas hoy a las Fiestas Patrias, Tú nos orientas hacia lo positivo y logrado. Llamados a colaborar y no al enfrentamiento; al diálogo y no a la descalificación; al respeto y no al insulto”, expresó el pastor arquidiocesano durante su homilía.

En medio de un país donde ha crecido la descalificación pública de los diversos actores sociales, y donde el clima de amistad nacional se ha descompuesto progresivamente, resonó como lectura central de la liturgia la parábola del hombre perdonado que no quiso perdonar a su compañero (Mt 18, 23-35). Acto seguido, monseñor Aós pronunció una oración de acción de gracias a través de la cual fue enumerando diversas realidades del país que, pese a las adversidades enfrentadas, construyen una Patria más sólida.

"Todos somos responsables"

El obispo alabó a Dios y dio gracias por los jóvenes que promueven cambios sociales sin violencia y sin esconderse, por los trabajadores que con su esfuerzo sirven a la nación, por los migrantes que llegan a enriquecer al país, por la creciente conciencia del cuidado de la Casa común, por los medios de comunicación que colaboran a la verdad, y por quienes defienden y promueven la vida desde su concepción hasta su último suspiro. Aós, además, hizo énfasis en el necesario cuidado de los menores de edad:

“Señor, Dios eterno, gracias por los niños, por todos y cada uno de los niños y niñas de Chile. Tú, Dios viviente los llamas a la vida a través de sus padres. Pero todos somos responsables de que nuestros niños y niñas puedan crecer en un ambiente saludable”

Sin embargo, no fue una plegaria ingenua, porque en dos ocasiones el obispo manifestó también las debilidades de la sociedad chilena, poniendo ante Dios dicha fragilidad: “Tenemos problemas, limitaciones, heridas y pecados. Por eso reunidos en estas Fiestas Patrias imploramos: Que tu misericordia, Señor, venga sobre nosotros, Como lo esperamos de ti”.

Tras las palabras del administrador apostólico, representantes de diversas iglesias cristianas, así como de las comunidades judía y musulmana elevaron desde sus propios credos plegarias a Dios por el bien de Chile, a las que siguió la oración del Padre Nuestro y un fraterno y animado saludo de la paz. Finalmente se cantó el Himno Nacional de Chile y los representantes de las distintas confesiones religiosas bendijeron a la asamblea y a la Nación.

18 septiembre 2019, 18:06