Cerca

Vatican News

"Caminata por la Paz" en Manaos: 10 años del asesinato padre Ruvoletto

Don Ruggero Ruvoletto, 52 años, misionero italiano de Fidei donum, fue asesinado hacia las 7 de la mañana (hora local) del sábado 19 de septiembre de 2009, en su parroquia dedicada al Sagrado Corazón de María, barrio Santa Etelvina, un suburbio de la capital amazónica de Manaos, Brasil.

Ciudad del Vaticano

Don Ruggero fue asesinado en su habitación dentro de la rectoría, por denunciar el narcotráfico y la falta de seguridad pública, problemas que afligen a la comunidad. Hoy, el lugar de su martirio se ha convertido en una capilla. Los ornamentos litúrgicos que utilizó están expuestos en una campana de vidrio.

Caminata por la Paz

"Para honrarlo - continúa la declaración de la Arquidiócesis -, la comunidad organiza cada año la Caminata por la Paz. El tema de la edición de 2019 es: "Cuando se derrama la sangre de un inocente, Dios llora" y el tema: "Misión en la Amazonía: ¡un grito por la vida y la paz!

La marcha tendrá lugar el sábado 21 de septiembre, con el encuentro a las 4:00 p.m. en Terreno do Cruzeiro, avenida 7 de Maio. Desde aquí nos dirigiremos a la iglesia de Santo Antônio, recordando la importancia del Sínodo para la Amazonia, y los temas de misión y vocación, evangelización, vida y paz. El acto concluirá con una Misa presidida por el Obispo Auxiliar de Manaus, Monseñor José Albuquerque.

Padua lo recuerda

La memoria de Don Ruggero está siempre viva, incluso en su diócesis de origen, Padua. Con ocasión del décimo aniversario de su muerte, el obispo de Padua, Mons. Claudio Cipolla, presidió una misa de sufragio en el cementerio de Vigonovo (Ve). El sábado 26 de octubre, a las 20:30 horas, en la iglesia de Galta, su ciudad natal, se celebrará en su memoria un concierto-evento, con testimonios y lecturas sobre el Amazonas.

Disponible para la misión

Don Ruggero Ruvoletto nació en Galta di Vigonovo el 23 de marzo de 1957, en la provincia de Venecia, diócesis de Padua. Fue ordenado sacerdote en 1982. Después de estudiar eclesiología en Roma, regresó a la diócesis en agosto de 1994, donde trabajó durante un año en el ministerio social y el trabajo, luego fue nombrado Director del Centro Misionero Diocesano, cargo que ocupó de 1995 a 2003.

El obispo de Padua, sintiendo la necesidad de enviar misioneros a Brasil, no disponía en ese momento de sacerdotes para enviarlos a la misión. P. Ruggero decidió ofrecerse para la misión en Brasil en julio de 2003, como misionero de Fidei Donum en Mangaratiba, en la diócesis de Itaguai, junto con Don Orazio Zecchin.

Al año siguiente participó en un proyecto de presencia misionera en las afueras de Manaus, buscado por las diócesis locales. Un lugar fronterizo entre la ciudad y el bosque donde el crimen es particularmente agresivo.

A través de las Misiones Continentales y del proyecto "Cristo presente en la Amazonía" y en respuesta a la Conferencia de Aparecida, en enero de 2008 aceptó la invitación para ser enviado a la Arquidiócesis de Manaus como sacerdote a cargo del Área Misionera del Inmaculado Corazón de María, junto con el diácono Luiz Benevaldo.

Su presencia en el área misionera fue breve, pero muy importante para todas las personas que tuvieron la oportunidad de colaborar con él y compartir sus experiencias. Su carisma, su sonrisa contagiosa y su presencia en las casas, siempre cerca de las familias con una mirada afectuosa hacia los más necesitados, animaron en muchas personas la alegría de servir con gratitud y de llevar el Evangelio a todos. Estaba muy presente en las comunidades de la calle y no se negaba a ir a dondequiera que lo llamaran.

El 19 de septiembre de 2009, nos despertamos con la triste noticia de su asesinato en su habitación. Un acontecimiento trágico que le quitó la vida, la oportunidad de continuar su misión en la Amazonía. Nos privaron de la oportunidad de crecer en nuestra área misionera cerca de este misionero que amaba mucho la Amazonía y nuestra Arquidiócesis y nuestra área misionera. Sus enseñanzas estarán presentes en nuestras vidas para siempre.

"... Si no hubiera sido enviado para la misión, habría vivido la misma situación, porque la misión es la verdadera vida de la Iglesia, la acogida del extranjero, un camino de educación y disponibilidad a la promoción del hombre...". Padre Ruvoletto.

20 septiembre 2019, 12:35