Vatican News
FRANCE-RELIGION-BIOETHICS FRANCE-RELIGION-BIOETHICS  (AFP or licensors)

Bioética: la Iglesia de Francia quiere "mostrar que otros caminos son posibles"

En Francia, el proyecto de ley de bioética está siendo examinado por la Asamblea Nacional. El lunes 16 de septiembre, la Conferencia Episcopal Francesa (CEF) presentó sus reflexiones sobre este tema durante una tarde de "bioética y PMA" en el Collège des Bernardins de París. Entrevista con Mons. Éric de Moulins-Beaufort, Presidente de la CEF, que participó en este encuentro.

Adelaida Patrignani - Ciudad del Vaticano

Tres miembros del CEF intervinieron ayer para explicar las "posiciones" de la Iglesia de Francia sobre la bioética: Eric de Moulins-Beaufort, Arzobispo de Reims y Presidente del CEF, Pierre d'Ornellas, Arzobispo de Rennes y jefe del grupo de trabajo sobre bioética, y Michel Aupetit, Arzobispo de París y ex médico. También estuvieron presentes expertos y testigos, como la teóloga Marie-Dominique Trébuchet.

Bioética: un proyecto de ley que "refleja una desregulación total de la procreación"

Esta jornada se celebró pocos días después del examen de las leyes de bioética por el comité en la Asamblea Nacional, que finalizó el 14 de septiembre. El trabajo en el plenario se reanudará el lunes 23 de septiembre y el proyecto de ley se someterá a votación en el Parlamento para el próximo mes. Una veintena de asociaciones, entre ellas La Manif pour Tous, llamaron a una movilización contra este proyecto de ley el 6 de octubre en París.

Tener una visión clara de la vida humana

Apertura de la asistencia médica para la reproducción a las parejas de mujeres homosexuales y a las mujeres solteras, reforma de la filiación y del acceso a los orígenes, primacía de la voluntad de los adultos: hay que decir que el contenido de estas futuras leyes altera los puntos de referencia en términos de principios éticos, de concepción de la persona humana y de su dignidad. Se cuestiona la vocación misma de la medicina.

En este contexto, "la palabra de la Iglesia es ante todo un sí: a la belleza de la unión conyugal de los esposos, el reflejo más expresivo de la relación que Dios quiere tener con la humanidad, un sí a los hijos que son un don para toda la humanidad", recordó Mons. de Moulins-Beaufort el lunes por la tarde. "No nos gusta decir los peligros. Nuestra fe nos libera del miedo a perdernos, y nos ayuda a considerar que otras formas son posibles para estar más vivos", enfatizó.

Entrevista con Mons. Eric de Moulins-Beaufort

Los niños tendrán un progenitor que les dará su herencia genética para constituirlos. Pero nos estamos organizando para que no puedan conocerlo, al menos para que no puedan tener una relación paternal con él. Por mi parte, estoy bastante consternado al escuchar que la gente nos explica que es mucho mejor así, que tener un padre y una madre no es suficiente, mientras que, por el contrario, hay un gran progreso de la civilización en el hecho de que el padre es el que nos engendró, la madre es la que nos engendró, y que uno es el otro nos ha engendrado porque se prometieron unos a otros, y se esfuerzan cada día para crear un espacio de amor. Después de eso, hay muchas situaciones en las que alguien no es criado por su padre o madre biológica, sino por padres que lo aman mucho y a los que pueden amar mucho, pero esta es una situación de recuperación. Hoy estamos ratificando esto y creando situaciones complicadas para los niños que vendrán.

Estamos hablando de un recurso a la medicina para personas sin patología, ¿qué pensar de esta transformación de la vocación médica?

La medicina se hace para cuidar y si es posible para curar. Cuando se transforma la medicina en un proveedor de servicios, viene a responder a las frustraciones, al dolor... que son reales, pero estamos organizando y utilizando la tecnología médica no para sanar sino para venir a responder a este dolor.

 La comunidad pública se presenta como capaz de responder al sufrimiento, al dolor y a la frustración a través de la tecnología médica y jurídica, es decir, el retoque legal que somos capaces de hacer para que todo se vea bien, pero es una carrera sin fin. Personalmente, dudo que nuestras sociedades tengan la capacidad de detenerse. Después del PMA tendremos inevitablemente el GS, sean cuales sean las buenas intenciones de los que dicen lo contrario. Así que la tragedia es sacar a la medicina de su papel y dedicar inteligencia y recursos financieros a esta transformación de la medicina, cuando todavía hay mucha gente que tratar.

Sin embargo, el único punto positivo del debate que ha surgido es una especie de voluntad por parte de varios parlamentarios de que nuestro país se comprometa firmemente con la investigación sobre la infertilidad. Ya es hora, porque esa es una gran parte del problema.

Por lo tanto, esta ley sitúa la voluntad del individuo en el centro y revela un modelo de sociedad egocéntrica. ¿Qué mensaje específico pueden traer los cristianos?

Ya, debemos advertir, es un poco como el papel de los profetas del Antiguo Testamento que advierten que estamos tomando el camino equivocado. La fe nos ilumina, es decir, nos libera de lo que nos ciega y lo que nos ciega es una cierta fascinación por la tecnología, es el miedo a la soledad, a no ser amados, a no amar. ¿Por qué queremos tener un hijo? Tener un hijo es la seguridad de que serás sacado de ti mismo, de que serás llamado al amor incondicional. Así que hay algo muy hermoso en ello. Pero eso por sí solo no justifica todo el bricolaje que estamos haciendo, porque esta capacidad de amar puede y podría expresarse de otra manera.

Esto implica que la sociedad debe prestar atención a las personas que están solas, a las que no pueden tener hijos, incluidos los homosexuales que no tienen hijos; afortunadamente, siempre habrá homosexuales que podrán elegir no tener hijos, porque son conscientes de que no podemos jugar así con la vida, sino que pondrán su energía, su generosidad y su creatividad a disposición de la sociedad. Nosotros, los cristianos, podemos indicar que otras voces son posibles para vivir, en lugar de buscar siempre satisfacer nuestros deseos, unos detrás de otros.

¿Qué modelo de bioética defiende usted?

La unión de la tecnología médica y la reflexión ética podría desarrollar una atención a las personas con una relación con la tecnología más controlada, es decir, sin fascinación y sin poner todos nuestros sueños en la tecnología, tratando de desarrollar una atención al enfermo, escuchando lo que tiene que decir, un acompañamiento más fino, y no siempre buscando una solución técnica a todos los problemas y si es posible al menor coste, que es la dirección que estamos tomando.

Todavía podemos tener la sensación de que todo está decidido de antemano, ¿qué les dices a los que están tentados por el derrotismo?

Habrá un debate parlamentario, por lo que nunca debemos descuidar la posibilidad de iluminar a nuestros parlamentarios, que a menudo son gente buena, algunos de los cuales no saben realmente de qué se trata y no entienden del todo las cuestiones técnicas porque tienen muchos temas en mente. Por otra parte, a través de los parlamentarios, se trata de iluminar a todos nuestros conciudadanos, porque algunos promotores de la ley creen que esto es progreso, que debemos transformar la sociedad, que debemos cambiar nuestros modelos familiares, pero una gran parte de nuestros conciudadanos no encaja del todo en esto.

Por otro lado, les fascinan las promesas que a menudo hacen los médicos, la gente buena y de confianza. Por lo tanto, debemos iluminar siempre a nuestros conciudadanos para que puedan tomar las mejores decisiones en sus vidas concretas: sea cual sea la ley que se apruebe, sea cual sea el marco jurídico, todo dependerá de la elección individual que cada uno haga. No podemos usar el PMA, no estamos obligados a usar el PMA. Así que siempre tendremos que iluminar a nuestros conciudadanos para que aprendamos cada vez mejor a asumir la grandeza y los límites de nuestro cuerpo.

17 septiembre 2019, 14:38