Cerca

Vatican News
Foto de archivo Foto de archivo 

Obispos de Costa Rica: ataques a la vida son un problema humano, no solo religioso.

Este sábado 31 de agosto habrá una “Marcha por la Vida” en el país. El apoyo de los obispos a la iniciativa

Isabella Piro - Ciudad del Vaticano

“Cualquier atentado contra la vida humana desde la concepción hasta la muerte natural,  es un problema humano, y no solamente religioso”: lo escribe la Conferencia Episcopal de Costa Rica en una nota difundida con motivo de la “Marcha por la Vida” que se celebra este sábado 31 de agosto. El evento está organizado por los movimientos pro-vida Despierta Costa Rica y Democracia en Acción, a las 9:00 am. El punto de concentración será el Parque Central de San José. “Como Pastores – se lee en la nota – apoyamos todas las iniciativas ciudadanas a favor de la defensa de la vida en todas sus etapas y situaciones. Por eso consideramos valiosa la participación de todos quienes defienden este derecho humano fundamental, en la “Marcha por la Vida” Ningún ser humano es incompatible con la vida”

Ningún ser humano es incompatible con la vida

Los prelados recuerdan las palabras dirigidas el 25 de mayo por el Papa Francisco a los participantes en el Congreso “¡Sí a la vida! - El cuidado del precioso don de la vida en situaciones de fragilidad”, organizado por el Dicasterio para los laicos, la familia y la vida: “ningún ser humano puede ser incompatible con la vida, ni por su edad, ni por su salud, ni por la calidad de su existencia. Todo niño que se anuncia en el seno de una mujer es un don que cambia la historia de una familia: de un padre y una madre, de los abuelos y de los hermanos. Y este niño necesita ser acogido, amado y cuidado”.

Lo que dice el Código Penal sobre el aborto

Por último los obispos agradecen a las diversas organizaciones seculares que “con gran dedicación y celo por promover la Cultura de la Vida, han organizado este evento. El Señor de la Vida les bendiga por ser sus testigos”.

Cabe recordar que el código penal costarricense considera el aborto como un delito, despenalizándolo sólo en los casos en que la vida de la madre está en peligro. El artículo 21 de la Constitución establece que “la vida humana es inviolable”.

31 agosto 2019, 09:00