Buscar

Vatican News
Crisis social y política en Honduras Crisis social y política en Honduras  (ANSA)

Jesuitas lamentan grave crisis social y política que vive Honduras

La Compañía de Jesús en Honduras, ante la situación crítica y de deterioro que sufre la población y ante la pérdida de legitimidad por la que atraviesan las diversas instituciones del Estado, como obras apostólicas encomendadas a los jesuitas expresó en un comunicado su pesar por la grave crisis social y política que “vive la población hondureña”

Patricia Ynestroza-Ciudad del Vaticano

Esta crisis se lee en el comunicado, es fruto de la “histórica violación a los derechos fundamentales, deterioro del Estado de derecho, y como consecuencia de las erráticas y corruptas prácticas de los políticos y tomadores de decisiones en la administración pública”.

Los jesuitas se solidarizan con las víctimas de la “represión sistemática de parte de los diversos cuerpos armados y de seguridad en su afán de apagar las protestas sociales que lideran diversos sectores de la población exigiendo justicia, respeto a sus derechos fundamentales violados”, y para rechazar las políticas de concesiones, privatizaciones de bienes comunes y servicios públicos. Esta represión indiscriminada, se lee en el comunicado, ha dejado como resultado decenas de personas heridas y el asesinato de varias personas, entre ellas: Luis Antonio Maldonado; Erick Francisco Peralta y el adolescente Eblin Noel Corea. En el comunicado, la Compañía expresa su solidaridad a los familiares de los fallecidos, y su compromiso de seguir siendo fieles a la búsqueda de la justicia desde la fe.

Violaciones de DDHH

Los jesuitas advierten y denuncian el “el alto riesgo al que está expuesta la población hondureña que sale a las calles a ejercer su derecho a la protesta pacífica” cuando el Consejo Nacional de Defensa y Seguridad, bajo el Mando de Juan Orlando Hernández, autoriza y envía a las fuerzas militares y policiales para reprimir indiscriminadamente las protestas de una población que exige justicia, respeto al Estado de Derecho y la constitucionalidad del País. Efecto de ello, se lee en el texto, es la violación a la autonomía universitaria, cuando un escuadrón de la Policía militar irrumpió en las instalaciones de Ciudad universitaria, dejando al menos a cuatro estudiantes heridos.

La Compañía de Jesús expresa la gravedad de la campaña publicitaria cargada de “mentiras y manipulación para descreditar a defensores-as de derechos humanos y ambientales. La elaboración de perfiles de personas identificadas como líderes de las protestas lleva la intención de criminalizarlas y poner el contexto para justificar las acciones represivas y judicialización de estas personas perfiladas”.

Entre el listado de perfiles se incluyen al P. Ismael Moreno (Melo), director del Equipo de Reflexión, Investigación y comunicación y Radio Progreso (ERIC-RP); a Leonel George y Juan López, delegados de la Palabra de Dios de la Parroquia San Isidro Labrador de Tocoa, a quienes se les acusa de liderar banda armada que se enfrenta a policías y otras acusaciones que solo “buscan desprestigiar su lucha por la justicia social, y crear condiciones para justificar acciones en su contra”.

CEH: es necesario rescate valores éticos

Los jesuitas, a través del comunicado hecho público en Radio Progreso, reconocen y suscriben el último mensaje de la Conferencia Episcopal de Honduras (CEH), basado en el análisis, reflexión y oración de las raíces y consecuencias de la actual crisis en Honduras:

“Todo esfuerzo por “enderezar la marcha de Honduras” debe pasar por el “rescate de los valores éticos” y superar la “decadencia moral en que está cayendo el país”.  Apostar por una sociedad justa y solidaria con leyes justas, “conformes a la dignidad de la persona humana y en orden al bien común”; capaz de dialogar porque cuenta con la confianza en la institucionalidad, con una ética política saludable y la verdad como búsqueda y punto de partida. Una sociedad que no militarice la seguridad y las instituciones del Estado”.

Y se unen al llamado de la Conferencia Episcopal de Honduras: “Queremos hacer un llamado a toda la sociedad para que, desde la realidad en que vive cada persona y cada grupo, considere la necesidad de sumarse a la búsqueda de caminos de solución para Honduras. Sea por medio de pactos, acuerdos, reformas, plataformas, el plebiscito o el referéndum, leyes de iniciativas ciudadana, etc. Vayamos tomando conciencia de que sí es posible un cambio para mejorar y el compromiso de lograrlo solidariamente”.

La ONU expresa su consternación por enfrentamiento en Universidad

La Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas de Derechos Humanos en Honduras (OACNUDH) expresó "su profunda consternación" por el enfrentamiento en Tegucigalpa entre universitarios y policías militares dentro de la Universidad Nacional Autónoma, que dejó al menos cuatro estudiantes lesionados.

La OACNUDH indicó en redes sociales que ha solicitado "información sobre los graves incidentes" ocurridos el lunes 24 de junio, cuando policías militares ingresaron a la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (UNAH) después de una batalla campal en un bulevar frente a la Ciudad Universitaria. El enfrentamiento ocurrió después de que presuntos estudiantes, con el rostro cubierto, colocaron barricadas con neumáticos a los que prendieron fuego, lo que elementos de la Policía Militar de Orden Público y la Policía Nacional intentaron evitar.

El organismo señaló en un comunicado que "los actos violentos no forman parte del derecho a la protesta pacífica" y saludó la acción del Ministerio Público por su "pronta intervención y diligencias en estos incidentes". Reiteró además la necesidad de "garantizar la rendición de cuentas plena y efectiva por cualquier acción de aplicación de la ley que implique el uso de la fuerza".

"Tras golpe de Estado" el país sigue en Estado social y político "inestable"

Según la agencia Efe, la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas de Derechos Humanos (Oacnudh) indicó este sábado que Honduras sigue enfrentando "dificultades" en materia de derechos humanos en un contexto "social y político inestable", diez años después del “golpe de Estado” a Manuel Zelaya.

La Oacnudh indicó en un comunicado que el golpe de Estado en Honduras, el 28 de junio de 2009, dio lugar a "múltiples violaciones de derechos humanos, la mayoría de los cuales siguen impunes". El golpe de Estado "reveló y exacerbó problemas estructurales existentes que afectan a los derechos humanos, intensificó una atmósfera política y social difícil y tensa", añadió. Además, profundizó "la polarización dentro de la mayoría de las instituciones del Estado y la sociedad en general", señaló la Oacnudh.

El organismo, según EFE, destacó además que los derechos humanos "solo pueden progresar en democracia", por lo que instó al Estado de Honduras a "fortalecer sus fundamentos, como la independencia de los poderes, la rendición de cuenta, la lucha a la corrupción, la libertad de opinión y expresión, y de participación efectiva en asuntos públicos". El organismo resaltó la necesidad de "avanzar en acciones concretas" relativas a la implementación de las recomendaciones de los mecanismos internacionales de derechos humanos y las de la Comisión de la Verdad y Reconciliación y Comisión de Verdad mediante políticas de Estado que permitan "superar esas debilidades institucionales".

01 julio 2019, 10:55