Cerca

Vatican News

Sor Jolanda Kafka, UISG: ser sal del mundo en contacto con el Pueblo de Dios

La misionera claretiana y nueva presidenta de la Unión Internacional de Superioras Generales hasta 2022, comparte en Vatican News su visión sobre la vida consagrada femenina, el papel de la mujer en la Iglesia de hoy, y los frutos del reciente encuentro que mantuvieron con el Papa Francisco en el Vaticano, en mayo de 2019.

Sofía Lobos - Ciudad del Vaticano

"Hoy más que nunca la mujer religiosa está llamada a releer desde sus diversos carismas la esencia de nuestra consagración, que es seguir a Jesús, ser su memoria en el mundo de hoy". Son las palabras de Sor Jolanda Kafka, misionera claretiana y nueva presidenta de la Unión Internacional de Superioras Generales, (UISG) compartiendo con Vatican News su visión sobre la vida consagrada femenina, teniendo en cuenta el papel que desempeña actualmente la mujer en la Iglesia.

Mujer en la Iglesia: construyendo puentes de colaboración

"Como hija de Dios y de la Iglesia la mujer ofrece todo lo que está en su naturaleza, proyectándose como una persona que se preocupa por la vida, que es signo de compasión por el mundo y que camina para construir puentes de colaboración en la sociedad actual", explica la religiosa de origen polaco.

 

Durante la Asamblea General de la UISG que se llevó a cabo en mayo de 2019 en Roma y tras la cual Sor Jolanda fue elegida para desempeñar esta nueva misión, las superioras generales mantuvieron un encuentro con el Papa Francisco, quien en su discurso les dijo: "No tengan miedo a ser pocas en cantidad, más bien tengan pánico a dejar de ser sal que dé sabor al mundo".

Ser sal del mundo 

Al respecto, la religiosa polaca responde: "leemos las palabras del Santo Padre como una invitación a ser la sal del mundo y él repitió en varias ocasiones que debemos encontrar la fuente de nuestra vocación en la oración, la adoración, la alabanza y la comunión con Dios. Es allí donde tenemos que ahondar nuestras raíces pero también en el Pueblo de Dios porque la sal adquiere su valor, si está en contacto con el pueblo".

La Unión Internacional de Superiores Generales cuenta con unos 1.900 miembros que trabajan en más de 100 países, representando a más de 450.000 religiosos que operan en el mundo.

Pasos en la nueva presidencia

El objetivo de la nueva presidencia, en ejercicio hasta 2022, es continuar los proyectos "ya en marcha" y comenzar otros nuevos, "de formación, de solidaridad, de compartir con los demás, de respeto al Planeta y de protección de los más vulnerables", asegura la Hna. Kafka, citando también el compromiso en el campo de la salud, del diálogo interreligioso, la interculturalidad y la construcción de la paz.

Un nuevo proyecto, que ha surgido como respuesta a la situación actual, es establecer -reitera- una mesa de atención sobre el abuso de los niños y de las personas vulnerables, de modo que la UISG ya ha hecho dos declaraciones públicas sobre los abusos de todo tipo, incluidos los sufridos por los religiosos, en noviembre de 2018 y febrero de 2019, tituladas: "Contra todas las formas de abuso" y "El abuso de los niños es malo en todas partes y en todo momento: este punto no es negociable".

El desafío de llegar a la juventud

En cuanto a los desafíos que encuentran los religiosos a la luz de las conclusiones elaboradas tras el pasado Sínodo de los Jóvenes 2018, la Hna. Kafka reconoce que deben estar más cerca de la juventud, siendo capaces de llegar hasta su corazón difundiendo el mensaje del Evangelio especialmente aplicado a las necesidades actuales a las que se enfrentan las nuevas generaciones.

20 junio 2019, 18:30