Cerca

Vatican News
Sacra Rituum Congregatio Constitución Apostólica Portada de la Constitución Apostólica  

La Congregación para las Causas de los Santos celebra su 50º aniversario

El 8 de mayo de 1969, con la Constitución Apostólica Sacra Rituum Congregatio, se instituían la Sagrada Congregación para las Causas de los Santos y la Sagrada Congregación para el Culto Divino, que antes eran un único dicasterio. El nombre actual, Congregación para las Causas de los Santos, se debe, en cambio, a la Constitución Apostólica Pastor Bonus de Juan Pablo II del 28 de junio de 1988

Roberta Barbi – Ciudad del Vaticano

La santidad es la joya más preciosa que conserva la Iglesia, signo de que el fruto ha alcanzado su plena madurez en el cielo. Desde el Concilio Vaticano II, se ha especificado mejor que no sólo los religiosos, sino también los laicos, pueden aspirar a ella, porque todos estamos llamados a la santidad y la salvación es el destino de todas nuestras vidas. Y precisamente tras las huellas del Concilio, Pablo VI decidió dividir la Sagrada Congregación de los Ritos en otras dos congregaciones: una para el Culto Divino y otra, precisamente, para las Causas de los Santos, porque "una cosa es la liturgia y otras son las causas de los Santos, y en cada uno de los dos campos se necesita un estudio y una cultura diferente y hay que proceder con un método diferente". Es un balance positivo, el elaborado por el actual Prefecto, Card. Angelo Becciu, de los últimos 50 años de vida de la Congregación, que en una entrevista publicada por L’Osservatore Romano el 6 de mayo pasado recuerda por qué la Iglesia canoniza a los santos: "Es una tradición antigua... el punto de partida fundamental es que la Iglesia siempre ha creído en la posibilidad de alcanzar la santidad por parte de sus miembros y que éstos deben ser conocidos y propuestos a la veneración pública".

La Constitución Apostólica Sacra Rituum Congregatio

La idea de Pablo VI, sin embargo, no es del todo nueva: la separación de la Congregación de los ritos en dos dicasterios diferentes ya había sido mencionada por Pío X en la Comisión para la reforma de la Curia, pero luego no había sido seguida. Con la ya mencionada Constitución Apostólica, la nueva Congregación dedicada enteramente a los Santos responde a la "necesidad de actualizar las leyes relativas a las causas de los Santos a la manera de nuestro tiempo", como escribe el Santo Padre. El Cardenal Paolo Bertoli fue colocado a la cabeza de la nueva realidad como Prefecto, a quien responden tres oficinas. La Oficina Judicial examina las peticiones de introducción de nuevos casos e investiga los presuntos milagros; la segunda Oficina, presidida por el Promotor General de la Fe, se ocupa de los escritos de los Siervos de Dios y de cuestiones como el martirio, las virtudes heroicas, la confirmación de los cultos antiguos y la atribución del título de Doctor a un Santo; la tercera Oficina Histórica y Agiográfica, por último, examina los presuntos milagros atribuidos a la intercesión de un Siervo de Dios, y se inscribe en la continuidad de la Sección Histórica creada en 1930 por Pío XI.

Tras el Concilio Vaticano II

La santidad de muchos cristianos y de muchas comunidades, especialmente de los santos heroicos, es un modo a través del cual  Dios sigue manifestándose: de esto están convencidos también los Padres conciliares, y por eso inician una reflexión que será seguida de la sistematización que hemos previsto. "Todos los cristianos, como hijos de Dios, tienen la misma dignidad, desde el Papa hasta el más anónimo de los fieles; todos están llamados a la santidad y a la misión evangelizadora. (Lumen Gentium) Todos son animados  a esforzarse seriamente hacia la cumbre de la santidad evangélica". Durante el Concilio, por tanto, se profundiza en la perspectiva de la santidad objetiva de la fe, de los sacramentos y de los carismas, así como en la subjetividad de los cristianos que acogen y dan testimonio del amor de Cristo. Así, el reconocimiento oficial de la santidad se logra considerando las virtudes heroicas, la reputación de santidad y la confirmación de los milagros.

Un poco de historia

Antes de 1969, de los Santos, como ya se ha dicho, se ocupaba la Sagrada Congregación de los Ritos, establecida por la Constitución Apostólica Immensa Aeterni Dei, promulgada por Sixto V el 22 de enero de 1588. Este instituto tenía la tarea de regular el culto divino y de ocuparse, precisamente, de las causas de los santos: dos competencias que fueron sometidas al mismo dicasterio porque todo proceso de canonización termina con la introducción de un nuevo santo en el culto de la Iglesia. Poco antes de la Sagrada Rituum Congregatio, sin embargo, el Pontífice había publicado la Sanctitas Clarior el 19 de marzo de 1969, en el que se unificaban los procesos ordinario y apostólico, para simplificar la fase preliminar del procedimiento canónico. Se aclara ya la tarea de la nueva Congregación: no la de "hacer santos", como escribe el Relator General de los Frailes Menores Capuchinos, Vincenzo Criscuolo, en su Osservatore Romano del 6 de mayo de 2019, sino la de "realizar un trabajo meticuloso y escrupuloso de comprobación, estudio y verificación de la santidad", distinguiendo, por lo tanto, si la persona examinada es sólo un buen cristiano o si es digna de convertirse en un modelo para la Iglesia universal.

Los Santos de la Nueva Congregación

Además de ser invocados como intercesores ante Dios, los santos son propuestos como modelos ejemplares a imitar: proponiéndolos como tales nos lleva a considerar la santidad como el alto nivel de la vida cristiana ordinaria. Así, una de las primeras canonizaciones atendidas por la nueva Congregación es la del religioso de los Frailes Menores Nicola Tavelić y tres compañeros mártires, celebrada por Pablo VI en San Pedro el domingo 21 de junio de 1970. Este fraile, que entró en la comunidad franciscana desde muy joven, predicó durante mucho tiempo en Croacia antes de ser enviado a la Custodia de Tierra Santa, donde murió como mártir en 1391. En su homilía, el Papa cita la siguiente observación del Relator General de la sección histórica de la Congregación: "Los frailes franciscanos llegaron a Palestina en los siglos XIII-XV con una preparación psicológica orientada hacia el martirio, es decir, a la imitación perfecta de Cristo".

Desde 1969 hasta la actualidad

El Cardenal Bertoli fue seguido en la guía de la Congregación por el card. Luigi Raimondi y el Card. Corrado Bafile. Cuando es prefecto el Card. Pietro Palazzini,  se da una nueva estructura al Dicasterio por la Constitución Apostólica de Juan Pablo II Divinus perfectionis Magister del 25 de enero de 1983 y por el sucesivo reglamento. En particular, se modificó la regla que permitía a los obispos de las diócesis iure proprio instituir las causas de canonización y se creó un Colegio de Relatores que tenía la función de escribir la positio sobre el martirio, la vida, las virtudes y la fama de santidad de los Siervos de Dios. Por lo tanto, más que la fase de debate  se vuelve central la fase de examen de los documentos. Ya en 1981 se abordaron dos temas importantes sobre el tema de la santidad: la posibilidad de beatificación y canonización de niños y adolescentes (7-14 años) y los criterios y requisitos necesarios para la concesión del título de Doctor de la Iglesia, pero a la superación de la aparente incompatibilidad entre éste y el título de mártir se llegará sólo en el 2008. El 2 de junio de 1984, además, fue anexado al Dicasterio el Studium,  un órgano destinado a la formación de los postuladores de las causas, mientras que con la mencionada Constitución Apostólica Pastor Bonus de Juan Pablo II del 28 de junio de 1988, la Congregación tomó el nombre que tiene hoy: Congregación para las Causas de los Santos. En su Carta apostólica de preparación al Jubileo, Tertio Millennio Adveniente, del 10 de noviembre de 1994, Juan Pablo II recuerda que, así como la Iglesia del primer milenio nació de la sangre de los mártires, al final del segundo milenio se convirtió de nuevo en la Iglesia de los mártires: será, por tanto, tarea de la Sede Apostólica prestar una gran atención a la santidad de los que, en este nuevo tiempo, viven plenamente en la verdad de Cristo, especialmente de los hombres y mujeres que han cumplido su vocación cristiana en el matrimonio. Desde 1969 hasta hoy se han sucedido otros cuatro prefectos: el Card. Angelo Felici, Card. Alberto Bovone, Card. José Saraiva Martins y el Card. Angelo Amato, cuyo retiro a finales de agosto de 2018 fue seguido por el actual Prefecto, el Card. Angelo Becciu.

Santos y beatos, hoy

Después de la reforma de 1969, las causas de canonización han florecido de una manera increíble: incluso las de los últimos 50 años superan a las de los primeros 350 años. Esto se debe, evidentemente, a la agilización del procedimiento, sobre todo al hecho de que los primeros promotores de las causas se convierten en las mismas diócesis o institutos religiosos en los que tiene lugar la mayor parte de los procesos, que sólo en un momento dado "llegan a Roma", pero que sobre todo han permitido subrayar la dimensión verdaderamente universal de la santidad en la Iglesia, de modo que cada nación, pero también cada orden o congregación, pueda ver reconocida finalmente la santidad de su fundador. Es como si la santidad se hubiera convertido en los últimos 50 años en un "derecho universal", como escribe el Promotor de la Fe Carmelo Pellegrino en L’Osservatore Romano del 6 de mayo de 2019: no tiene límites geográficos ni de edad. Entre los nuevos santos, de hecho, hay sacerdotes peligrosos, jóvenes revolucionarios, madres que sacrifican sus vidas para dar a luz a un hijo, esposos fecundos. La sociedad, la política y la universidad se convierten en insospechadas fábricas de santidad, se descubre que la migración exporta santidad y que ésta reside también en la custodia de la inocencia defendida hasta el martirio. En resumen, los santos viven entre nosotros, y si caminamos en la luz de Cristo, podemos ser nosotros mismos.

08 mayo 2019, 11:45