Vatican News
Cardinal Marc Ouellet. Cardinal Marc Ouellet.  (Vatican Media)

Card. Ouellet al Celam: escuchar a los laicos y valorar a las mujeres

La “Iglesia sinodal” en el centro de la intervención del cardenal Marc Ouellet, Prefecto de la Congregación para los Obispos, durante la Asamblea General del Consejo Episcopal de América Latina (CELAM) en la ciudad hondureña Tegucigalpa.

Roberta Gisotti – Ciudad del Vaticano

"El camino de la sinodalidad es el camino que Dios espera de la Iglesia del tercer milenio" ha expresado el cardenal Marc Ouellet, iniciando su intervención con el discurso que pronunció el Papa Francisco con motivo de la conmemoración del 50º aniversario de la institución del Sínodo de los Obispos, celebrado en octubre de 2015. Un camino de reflexión teológica y pastoral – ofrecido por el cardenal al episcopado latinoamericano – para luego solicitar una conciencia de la urgencia de la Iglesia contemporánea de sentir y vivir sinodalidad "en la lógica de la fe en el llamado de Dios a su pueblo".

La sinodalidad no es organización sino comunión con Dios

“La sinodalidad – ha observado el Prefecto de la Congregación de los Obispos – no significa organización sino la comunión íntima con Dios, que se traduce en un testimonio visible”, como enseña el Papa Francisco, de “una elección que no es solamente de estilo sino de sustancia”, que pide a toda la Iglesia “una conversión misionera”, “involucrando a todos en dar testimonio del Evangelio”. "Obviamente – ha explicado el cardenal Ouellet – los obispos permanecen en el centro de la Iglesia sinodal”, “pero se les insta a hacer un esfuerzo para transformar la actividad pastoral en clave sinodal”.

No dejarse homologar a la mentalidad e ideologías del mundo

No se trata – ha continuado – solo de consultar más adecuadamente al pueblo de Dios, sino de reconocerlo habitado por la presencia del Espíritu en la raíz de su fe, configurando así su pertenencia ontológico-sacramental al Cuerpo de Cristo”. “La dimensión operativa de la sinodalidad es significativa en la medida en que se camina en la fe, siguiendo el Evangelio, yendo al encuentro de las varias culturas con un dinamismo evangelizador, sin dejarse homologar a la mentalidad y a las ideologías mundanas”.

El Colegio Episcopal no es la suma de los obispos responsables

El purpurado después se centró en el “profundo vínculo” entre el concepto de sinodalidad y colegialidad"; de hecho, la sinodalidad eclesial se manifiesta y se realiza a través del ministerio de los obispos. Pero si la Iglesia universal  - continúa – no es “ni la suma de las Iglesias particulares ni una federación de Iglesias particulares”; “tampoco el resultado de su comunión”. La Iglesia Universal es, por tanto, “una realidad que precede” y del mismo modo, puntualiza, “el Colegio episcopal no es la suma de los obispos responsables de las Iglesias particulares, ni el resultado de su comunión, sino que es un elemento esencial en la Iglesia universal, que precede a cada Iglesia particular.”

Superando una cultura eclesiástica fruncida en sí misma

Mirando el contexto latinoamericano, el cardenal Oullet invitó a sus obispos a superar algunos paradigmas aún "muy presentes en la cultura eclesiástica", y se lamentó de la Comisión Teológica Internacional, que en un estudio sobre la sinodalidad en la vida y misión de la Iglesia, publicado en marzo de 2018, señala: “la concentración de la responsabilidad de la misión en el ministerio de los Pastores; el insuficiente aprecio de la vida consagrada y de los dones carismáticos; la escasa valoración de la aportación específica y cualificada, en su ámbito de competencia, de los fieles laicos y dentro de ellos, de las mujeres”.

Consultar y formar a líderes comprometidos con la vida pública

De ahí el deseo del Cardenal Ouellet de una "participación más decisiva y significativa de los laicos en la vida pública", llevando a cabo "con determinación el diálogo entre pastores y políticos, a través de reuniones y diálogos a varios niveles", que pueden ofrecer una capacitación adecuada a los cristianos comprometidos en la vida pública. Además, aseguró que "es legítimo" aceptar la iniciativa de una formación de líderes católicos que se está extendiendo con entusiasmo en el continente después de una reunión muy estimulante en Roma, c”on una amplia y calificada participación de personalidades masculinas y femeninas".

Combatir la mentalidad machista y los abusos contra las mujeres

 “América Latina – destacó fuertemente el cardenal Ouellet –  necesita una sinodalidad con las mujeres, es decir, una revisión radical de la situación de la condición femenina en el continente, para dar un salto cualitativo que cambie la mentalidad machista, que luche por combatir la violencia sufrida por las mujeres, la explotación y la pobreza que se suma al abuso y al abandono”. “Esta prioridad – ha dicho – es mucho más necesaria porque las mujeres hoy, aunque en virtud de una mejor formación respecto del pasado, son los pilares de las comunidades parroquiales, pero a menudo sufren de la mentalidad clerical de los pastores. El acceso que han tenido a la educación superior constituye un hecho cultural de enorme importancia, que ya no justifica más que se les relegue a roles marginales y se les deje aparte en los procesos de toma de decisiones. La vitalidad de una Iglesia sinodal en América Latina dependerá de la conversión cultural , que supone la promoción auténtica y urgente de las mujeres en el continente”.

La Iglesia necesita la fe de los jóvenes

Al final de su intervención, Ouellet recuerda que no se debe descuidar a los jóvenes: “la Iglesia necesita su entusiasmo, sus intuiciones de fe, tal y como escribe Francisco en la Exhortación Apostólica Christus vivit”.

16 mayo 2019, 19:16