Vatican News
Mons. Pierbattista Pizzaballa Mons. Pierbattista Pizzaballa 

Tierra Santa. Mons. Pizzaballa, mensaje misa de la Vigilia Pascual

Homilía de Mons. Pizzaballa en la celebración de la Vigilia Pascual, en la Basílica del Santo Sepulcro de Jerusalén

Ciudad del Vaticano

Mons. Pizzaballa es el actual Administrador Apostólico del Patriarcado Latino de Jerusalén en Tierra Santa. Fue nombrado por el Papa Francisco el 24 de junio de 2016 y ordenado Obispo el 10 de septiembre de ese mismo año. (A continuación, fragmentos del mensaje)

En esta solemne liturgia celebramos la historia de la salvación. Queridos hermanos y hermanas, ¡Que el Señor les dé la paz! Con estas palabras comienza el mensaje de Pascua pronunciado en la Vigilia Pascual.

Un Dios que elige y libera

En los gestos que hemos hecho y haremos, y luego en la Palabra de Dios proclamada, contemplamos toda la historia de la salvación. Así hemos contemplado a un Dios que nos ama y nos crea por amor. Un Dios que elige, libera y conduce a través del desierto; que usa la paciencia ante la dureza de nuestros corazones. Un Dios que siempre nos espera y que por la palabra de los profetas no cesa de pedirnos que volvamos a Él. Pero entonces es Él quien, quebrantado todo retraso, decide venir a nosotros.

Celebramos la memoria

En esta liturgia no celebramos un recuerdo. Lo que hacemos en estos gestos no es sólo un memorial de lo que se ha hecho a nuestros padres. Incluso hoy, aquí, Dios ama, crea, libera, conduce, perdona. Hoy realiza aquí la obra de la Redención.

Me gusta ver en la filigrana, detrás de la obra de salvación de Dios en la historia que acabamos de celebrar, nuestra historia de salvación, lo que se realiza aquí ahora para nosotros, para mí, para nuestra Iglesia y para nuestro pueblo. Tomo breves indicios de algunos de los signos y gestos de esta noche santa.

Noche

La noche es bíblicamente el momento de la revelación de Dios, de los sueños. En la noche Dios trabaja y vigila. Pero la noche es también el momento del miedo, de la duda, de la soledad, del peligro. La noche es pecado. La noche bíblica por excelencia es la del Éxodo, en la que Israel se salva de la esclavitud, y que nos prepara para esta noche santa, la "que salva a los creyentes en Cristo en toda la tierra... de la corrupción del mundo" (Preconio).

¿De qué noche nos salva Cristo hoy?

Pienso en los que no pueden ver la luz, por la oscuridad de su noche: la noche de nuestras familias, divididas y separadas por la emigración, por la necesidad de trabajar; divididas por el frío y los cínicos cálculos políticos; pienso en la noche de tantos jóvenes que luchan por darse perspectivas de futuro; pienso en la noche de nuestras divisiones religiosas que cegaron nuestras relaciones; en las nuevas formas de esclavitud en el trabajo de los emigrantes y los refugiados, en las muchas formas de dependencia....Bueno. Hoy se nos dice que esta noche ya no hay más. O, mejor dicho, que esta noche ha terminado.

La luz que hemos recibido de la vela pascual, de Cristo resucitado, traigámosla con nosotros. Ilumina nuestro camino y da esperanza. Nosotros somos esa luz.  "Desechemos las obras de las tinieblas y usemos las armas de la luz" (Rom 13, 12). La luz que ha iluminado nuestra noche personal, traigámosla a las muchas noches de este tiempo. Nos daremos cuenta de que la noche realmente no tiene poder. Si tenemos luz, seremos luz.

Fuego

"Durante el día la columna de nubes nunca se apartó de la vista del pueblo, ni la columna de fuego durante la noche" (Ex 13,22).

En cuanto a la noche, el fuego también nos llama a la revelación de Dios. Pensemos en la zarza ardiente. El fuego es calor; con el fuego se prepara la comida, la familia se calienta. Del fuego bendito hoy hemos sacado la luz que ha iluminado nuestras tinieblas.

Pero el fuego es también juicio, decisión, purificación ("Es como el fuego del fundidor y como la lejía de las lavanderas", Ml 3, 2). ¿Qué salvación nos da el fuego bendito esta noche? ¿Qué es lo que viene a purificar y juzgar?

Ciertamente nuestros juicios son injustos y precipitados; ciertamente la incapacidad de apreciar y reconocer el bien; la envidia y los celos. Pienso en aquellos que, por una causa que se considera mayor, justifican los juicios falsos y condenan injustamente a los indefensos. Esta noche es para ellos. Su condena ha terminado y se ha hecho justicia. "Ahora es el juicio de este mundo; ahora el príncipe de este mundo será echado fuera" (Jn 12, 31).

Agua

El agua, como el fuego, es el signo del espíritu purificador: "Yo rociaré con agua pura y ustedes serán purificados de todas sus impurezas y de todos los ídolos con los que se han  manchado" (Ez. 36, 25). "El que bebe del agua que yo le daré, ya no tendrá sed" (Jn 4,7-14). Es el símbolo de Dios que purifica. El agua da vida.

¿De qué y de quién tenemos sed? A veces somos como radiestesistas en busca de un agua lejana y poco probable, cuando el manantial está entre nosotros. ¿Estamos sedientos de Dios y de su Palabra? ¿De qué manantial sacamos el agua que apaga nuestra sed? ¿Qué vida buscamos? Esta noche nuestros manantiales han sido purificados, nuestra agua está limpia y fresca de nuevo, y apaga nuestra sed de todas nuestras quemaduras. 

Pan

"Señor, danos siempre este pan" (Jn 6,34). La Eucaristía es el signo final, por excelencia, de aquello que los contiene a todos. Es sacrificio, don, alabanza, banquete, compartir, celebración.

"Danos siempre este pan". Siempre lo necesitamos, nunca se da de una vez por todas. Pienso en aquellos que no sienten la necesidad de Dios, no quieren ese pan en particular, y sufren una especie de anorexia espiritual. Pienso en los que viven llenos y cerrados en su abundancia y no quieren pasar hambre, como también en los muchos que viven con hambre y son incapaces de saciarse. Pero no sólo necesitamos pan para el cuerpo. Necesitamos también el pan del espíritu, que satisface nuestro deseo de sentido, nuestra hambre de justicia, de igualdad, de derechos, de una vida bella y digna.

"Danos este pan

Ahora somos el pan. Esta noche Jesús se hizo pan porque lo que Él hizo, nosotros también lo hacemos.

Esta noche queremos ser pan partido, porque la vida que recibimos de Jesús Pan de Vida, los estudiantes tienen hambre de pan para el cuerpo, de justicia y de vida para el espíritu.

No haremos este milagro. Aquí está, frente a nosotros. Es desde esa tumba vacía, desde allí, que todo esto se ha hecho posible. Deseo que todos dejemos este lugar lleno de vida y luz. Iluminados e iluminados por el fuego del Espíritu Santo, para iluminar de nuevo el mundo de amor que ha cambiado esta noche.

¡Felices Pascuas!

20 abril 2019, 14:59