Cerca

Vatican News
Trata de personas Trata de personas 

Caritas Líbano. Contra trata de personas y apoyo a las víctimas

Líbano es un destino importante para la trata de personas en Oriente Medio. Caritas Líbano ha abierto seis centros para personas tratadas, en colaboración con el gobierno y las embajadas

Ciudad del Vaticano

Paul Karam, Presidente de Cáritas Líbano, quien participó en los últimos días en el Vaticano, en la Conferencia Internacional sobre la Trata de personas,  promovida por el Dicasterio al Servicio del Desarrollo Humano Integral, hizo estas declaraciones:

Se trata de un compromiso de "primera línea" para las víctimas de la trata de seres humanos, especialmente "mujeres y niños de Asia y África", a los que se les garantiza "ayuda material, como alimentos y refugio, apoyo psicológico y formación" para reconstruir una identidad.

Paul Karam, Presidente de Caritas Líbano, ha estado activo durante más de siete años acogiendo a familias sirias que huían de la guerra y apoyando, junto con operadores y voluntarios de la ONG católica, a las víctimas de la trata de seres humanos. El sacerdote regresó a la tierra de los cedros durante la noche, después de participar en la conferencia internacional sobre el tráfico de personas celebrada en los últimos días en el Vaticano. "Un acontecimiento -explica- fundamental para compartir experiencias y experimentar con el trabajo en grupos de diferentes orientaciones pastorales".

El Líbano uno de los principales destinos de la trata 

El Líbano es uno de los principales destinos de la trata de personas, especialmente de mujeres. Las víctimas a menudo son utilizadas para el trabajo doméstico en condiciones de esclavitud o terminan en las redes de los explotadores de la prostitución. Entre ellas se encuentran mujeres de países de Europa del Este y de la vecina Siria.

La trata también implica a menores de edad, que también son utilizados en el comercio sexual o para trabajos forzados en los sectores de la metalurgia, la construcción o la agricultura. También hay varios casos de mujeres de Sri Lanka, Filipinas o Etiopía que entran en el Líbano con un permiso regular, pero que terminan siendo víctimas de trabajo forzoso a través de la confiscación de pasaportes, restricciones de viaje, amenazas y violencia física y sexual. En este contexto, el gobierno no ha tomado las medidas necesarias para cumplir con los estándares mínimos en la lucha contra un fenómeno que involucra a cientos de personas cada año.

Seis centros de Caritas Líbano dedicados a víctimas 

"En el Líbano, dice el P. Paul, Caritas ha creado seis centros dedicados a las víctimas de la trata, los abusos sexuales y la esclavitud. Son lugares presentes en diferentes partes del país, pero que preferimos mantener en secreto por razones de seguridad y para proteger a la propia gente. En el interior, se ofrece ayuda y apoyo "psicológico y material", con el objetivo de "proporcionar un trasfondo cultural, profesional, moral y ético" y "fomentar el retorno a los países de origen, en condiciones de total seguridad: son lo que llamamos historias de éxito".

Próximos meses, un nuevo centro para niños víctimas 

"Para nosotros -continúa el Presidente Caritas- es importante que la gente pueda recuperar la plena confianza y autonomía". En los próximos dos meses, a los seis centros ya activos se unirá un nuevo centro dedicado a la recuperación de "niños de la calle, explotados por la mafia para el trabajo infantil o víctimas de abusos sexuales". Psicólogos y médicos, experiencia y educadores, así como un equipo de abogados trabajan en las instalaciones, porque "también seguimos las historias desde el punto de vista del procedimiento. En estos años -afirma- hemos ganado varios casos, hemos golpeado a los perpetradores de la violencia y hemos garantizado reparaciones.

Proyecto de escolarización para 145 niños

En estos momentos, los centros "acogen a unas 250 personas", subraya el Presidente Caritas, y "trabajamos de acuerdo con las cumbres generales de seguridad del Líbano y las embajadas de las naciones de origen de las víctimas, de África a Asia, de Irak a Siria, pasando por Filipinas". También hay niños "nacidos de mujeres que vinieron a nosotros embarazadas, a las que les hemos garantizado cobijo y cobijo".

Es precisamente para los más pequeños que se ha puesto en marcha un proyecto de escolarización que, hasta la fecha, "permite que al menos 145 alumnos de primaria estudien y aprendan, partiendo del estudio de la lengua árabe que constituye la base, el primer paso para la integración".

13 abril 2019, 15:12