Buscar

Vatican News

Caritas lanza un primer plan de ayuda en Mozambique tras el ciclón Idai

Unas 27.500 personas se beneficiarán de esta primera entrega de ayuda humanitaria que tendrá una vigencia de tres meses y se centrará en las diócesis de Beira, Quelimane y Chimoio.

Sofía Lobos - Ciudad del Vaticano

"El agua se lo ha llevado todo". Con estas contudentes palabras las víctimas del ciclón Idai describen el dramático panorama tras los fuertes vientos y graves inundaciones que han afectado a varios países como Madagascar, Malawi, Zimbabue y Mozambique.

Las consecuencias tras el paso de esta tormenta tropical en el sudeste de África son incalculables. El número de muertos crece día a día y la posibilidad de epidemias es cada vez mayor. Se trata de una enorme crisis humanitaria a la que Caritas ha dado respuesta de manera concreta en Mozambique, uno de los puntos más afectados.

Allí, se han puesto en marcha un primer llamamiento de emergencia (EA, Emergency Appeal) para organizar un plan de respuesta urgente a los damnificados que se encuentran en situación más precaria.

Ayuda humanitaria en marcha

Dicho plan, que cuenta con un presupuesto inicial de 730.000 euros, prevé garantizar ayuda básica de emergencia a 27.500 personas (unos 5.500 hogares) durante los tres próximos meses en las diócesis de Beira, Quelimane y Chimoio.

 

Las necesidades más urgentes a las que la red Cáritas va a dar respuesta de forma prioritaria dentro de este plan de emergencia son el suministro de agua potable y alimentos, la distribución de material de refugio y ropa de abrigo, garantizando unas condiciones de saneamiento e higiene básicas que permitan prevenir uno de los mayores riesgos sanitarios a los que se enfrenta la población de las zona siniestradas, como son los brotes de cólera, malaria y disentería.

Necesidades urgentes tras el ciclón

Junto a este trabajo directo con los damnificados, los equipos de Caritas Mozambique están procediendo a la identificación de necesidades, si bien el acceso a las zonas afectadas sigue siendo muy limitado, por lo que será complicado elaborar una diagnosis global de la situación con la urgencia necesaria.

Actualmente, la organización cuenta con varios equipos permanentes en terreno: 2 técnicos en Beira y Quelimane, otros 5 en Beira, 4 en Chimoio, 2 en Tete, 4 en Quelimane y 2 en Lichinga. 

Todo el trabajo de respuesta a la emergencia de las organizaciones humanitarias está siendo coordinado por el Gobierno de Mozambique, tanto a nivel nacional como provincial y local.

Miles de viviendas destruidas

De acuerdo con el primer balance oficial de daños materiales (con datos aportados por OCHA, Oficina de la ONU para la Coordinación de Asuntos Humanitarios), se calcula que hay más de 36.000 viviendas totalmente destruidas y otras 80.000 afectadas en mayor o menor grado.

 

El número de hectáreas de terreno que han quedado anegadas bajo las aguas ascienden a 500.000, lo que significa que todo el ciclo productivo agrario se ha visto alterado por el paso del ciclón. A ello se añade la pérdida de las cosechas almacenadas y la imposibilidad de sembrar nuevas cosechas a corto plazo debido a las inundaciones.

Retos sanitarios

Otro reto sanitario importante es el de la salud materno-infantil, dado que se estima que aproximadamente 75.000 mujeres afectadas por el ciclón están embarazadas y darán a luz en los próximos seis meses.

Hasta el momento y según informan fuentes locales, la cantidad de afectados por el ciclón Idai alcanza a 3 millones de personas, de los cuales la mitad son niños. En Mombique la cifra de muertos asciende a 800 y se han registrado más de 500 casos de cólera.

Photogallery

Consecuencias del ciclón Idai
01 abril 2019, 14:20