Cerca

Vatican News
La crisis en Venezuela no da tregua La crisis en Venezuela no da tregua  (ANSA)

En caso de ayuda humanitaria Cáritas Venezuela confirma su empeño

En un comunicado publicado este lunes, Cáritas reafirma su compromiso aclarando que “se sumaría a la ayuda humanitaria en esta crisis sólo si se trabaja con los mecanismos apropiados y bajo los principios de respeto a los derechos humanos y humanitarios”

Griselda Mutual – Ciudad del Vaticano

El lunes 4 de febrero, con un comunicado conjunto, la Conferencia Episcopal Venezolana, la Conferencia de Religiosos y Religiosas de Venezuela y el Consejo Nacional de laicos de Venezuela, se pronunciaron con un extenso comunicado solicitando, entre otras cosas, que “sean concedidos los permisos necesarios  para disponer  de  la ayuda humanitaria como un medio para mitigar el impacto de la crisis sobre la gente más vulnerable”, y asegurando el compromiso de Cáritas de Venezuela y las diversas instituciones de promoción social de la Iglesia a continuar con ese servicio.

Más tarde en el mismo día, Cáritas Venezuela se pronunció explícitamente sobre ello refiriéndose a la gran expectativa generada acerca de la posibilidad de la ayuda humanitaria, debido, ciertamente, a “las grandes necesidades del pueblo en materia de alimentación y salud” del pueblo venezolano.

Ayuda humanitaria no resuelve, mitiga

Al respecto, Cáritas subrayó en cinco puntos que la ayuda humanitaria “es siempre subsidiaria y no sustituye lo que el Estado debe hace con sus recursos”. “Se guía por protocolos aceptados internacionalmente para dar respuestas a situaciones de graves crisis”, y en este sentido, “no atiende a intereses políticos, sino al bien del pueblo más vulnerable cuando un país no cuenta con los recursos para hacerlo”.

Constató además que la ayuda humanitaria “no resuelve los problemas del país”, sino que “sólo mitiga los impactos sobre la gente más pobre”, a saber, el “riesgo alto de morir y sufrimiento masivo”.

“Destinada a los más vulnerables que no tienen medios para afrontar la situación”, la ayuda humanitaria “es limitada en cobertura y tiempo” y “debe ayudar a preparar a la población para valerse por sus propios medios”, recordó. Y clarificó que “no abastece los mercados con los diversos productos de la dieta básica”, sino que “los insumos que llegan son principalmente terapéuticos” y “no suele ser de alimentos habituales, sino raciones de emergencia y suplementos para niños y ancianos con déficit nutricional”.

Ayuda humanitaria sólo con mecanismos apropiados

En una segunda parte el comunicado precisa que ante la posibilidad de que Cáritas de Venezuela participe en la recepción y distribución de la ayuda humanitaria en esta emergencia se debe tener en cuenta que la Asamblea Nacional ha pedido la entrada de la ayuda humanitaria, y ha solicitado a la Conferencia Episcopal Venezolana (CEV) participar en una comisión técnica, y a Cáritas de Venezuela se le ha pedido “aportar su experiencia en lo social”.

“La comisión técnica – se relata en el informe - propuso a la CEV que participara en una reunión con diferentes  organizaciones de la sociedad civil para intercambiar experiencias de trabajo”. “Diversas organizaciones de acción social han solicitado a las autoridades competentes permitir el ingreso de dicha ayuda” y “no ha habido respuesta”.

Se recuerda aún que “la actuación social de la Iglesia siempre se ha regido por los principios de la ayuda humanitaria internacionalmente reconocidos: humanidad, independencia y honestidad en el trabajo de acompañamiento y auxilio a los más afectados”; y Cáritas, por lo tanto, “se sumaría a la ayuda humanitaria en esta crisis sólo si se trabaja con los mecanismos apropiados y bajo los principios de respeto a los derechos humanos y humanitarios”.

Finalmente reafirma su misión “de ser siempre constructores de paz, justicia y esperanza”.

05 febrero 2019, 11:29