Buscar

Vatican News
Mark Colerige, presidente episcopado australiano Mark Colerige, presidente episcopado australiano 

Obispos de Australia. En elecciones: los más vulnerables deben ser prioridad

Los temas en los que se centra el mensaje pueden resumirse en cuatro áreas principales que incluyen: justicia para los pueblos indígenas; justicia para los solicitantes de asilo; la situación de los pobres; y atención a la protección de la Creación

Ciudad del Vaticano

"En los últimos años, en vísperas de algunas elecciones federales, el Consejo Australiano de Justicia Social Católica ha preparado folletos que abordan cuestiones clave de justicia social y contienen preguntas para todos los candidatos. Al revisar estos folletos, está muy claro que las cuestiones planteadas no se han abordado adecuadamente.

Muchos de los problemas planteados en los últimos 15 años deberían repetirse a los candidatos en las próximas elecciones federales. Este es el llamamiento lanzado por el Consejo Australiano de Justicia Social Católica (ACSJC), dirigido a los ciudadanos de la nación que, en los próximos meses, serán llamados a las urnas, tras la desconfianza recibida en agosto de 2018 en el Parlamento por el ex primer ministro Malcom Turnbull, sustituido por el ministro de Economía Scott Morrison.

Justicia, pobreza y salvaguardia de la creación   

En su nota, la Comisión señala: "Estamos entre las muchas organizaciones eclesiásticas y sociales que se preocupan por los grupos más vulnerables: sus circunstancias de vida rara vez se presentan como prioridades políticas importantes durante las campañas electorales". Los temas en los que se centra el mensaje pueden resumirse en cuatro áreas principales que incluyen: justicia para los pueblos indígenas; justicia para los solicitantes de asilo; la situación de los pobres; y atención a la protección de la Creación.      

El principio de la caridad

La nota recuerda el mensaje del Papa para la Jornada Mundial de la Paz, celebrada el 1 de enero: "La caridad y todas las virtudes humanas -'el respeto a la vida, la libertad y la dignidad de las personas' - son la base de la política al servicio de los derechos humanos y de la paz. Según el Pontífice, todo político debe estar dotado de ciertas virtudes particulares que le permiten trabajar por el bien de todos: la justicia, la igualdad, el respeto mutuo, la sinceridad, la honestidad y la fidelidad. La labor del político debe promover las obligaciones mutuas garantizando el respeto de los derechos humanos y estableciendo vínculos de confianza entre el presente y las generaciones futuras.

Desarrollo integral de cada persona         

El texto de los obispos concluye: "Nuestro trabajo por la justicia, el desarrollo y la paz nos lleva a imaginar un mundo en el que las divisiones que generan opresión, pobreza y conflicto puedan dar cabida al desarrollo integral de cada persona, a la construcción de un sentido de comunidad y al cuidado del medio ambiente en el que vivimos. En nuestra nación, este trabajo adquiere mayor importancia, especialmente durante el año de las elecciones. (Agencia Fides)

01 febrero 2019, 16:23