Cerca

Vatican News

Save the Children: Toda guerra es una guerra contra los niños

En las zonas de conflicto, 4,5 millones de niños y niñas menores de 5 años sufren desnutrición crónica, 27 millones de niños y niñas sin acceso a la educación

Jornada Mundial por la paz: Save the Children: la llamada del Papa Francisco es importante. Toda guerra es una guerra contra los niños.

Lucha desde hace 100 años para salvar a niños víctimas de conflictos

Save the Children, la organización internacional que lucha desde hace 100 años para salvar a los niños en situación de riesgo y garantizarles un futuro, comparte firmemente las palabras del Papa en el Día Mundial de la Paz 2019, que llama la atención de la comunidad internacional, en particular, sobre los niños víctimas de los conflictos: "En el mundo, uno de cada seis niños se ve afectado por la violencia de la guerra o sus consecuencias.  De hecho, como Eglantyne Jebb, la fundadora de Save the Children, afirmó enérgicamente en 1919, después de los desastres de la Primera Guerra Mundial, toda guerra es una guerra contra los niños.

Las consecuencias de las guerras para los niños que viven en zonas de conflicto o que se ven obligados a huir a otros países con sus familias, o solos, son enormes. Se trata del riesgo de morir por falta de atención médica o de hambre, o de ver su futuro comprometido a causa de los traumas que han sufrido, porque están aisladas de la educación y expuestas al riesgo de violencia o explotación, y, en el caso de las niñas, al de los matrimonios precoces.

Situación en el mundo

Dos de cada tres niños y niñas que sufren desnutrición crónica se encuentran en países asolados por la guerra, mientras que en las 10 zonas más afectadas por el conflicto -la República Democrática del Congo, Sudán, Afganistán, Yemen, Somalia, Sudán meridional, Siria, Nigeria, la República Centroafricana e Iraq- más de 4,5 millones de niños y niñas menores de cinco años (un 20% más que en 2016) sufren desnutrición aguda grave. En Yemen, unos 120.000 niños se encuentran actualmente en una situación catastrófica y corren el riesgo de perder la vida como resultado de la crisis alimentaria resultante del conflicto. Pero también hay consecuencias graves que dejan su huella en un número aún mayor de niños, como es el caso de los 27 millones de niños que ya no tienen acceso a la educación porque sus escuelas son blanco de ataques, están ocupadas por grupos armados o porque los padres tienen miedo de enviar a sus hijos a la escuela[1]. La interrupción del acceso a la escuela también aumenta el riesgo de explotación laboral infantil, que en las zonas de conflicto supera la media mundial en un 77%[2], mientras que para las niñas los contextos de guerra son un incentivo para los matrimonios precoces, a menudo decididos por las familias en un intento de evitar otros tipos de abuso y violencia. En Yemen, el porcentaje de novias supera ya las dos terceras partes del total de jóvenes del país, frente a la mitad antes de la escalada del conflicto, mientras que entre los refugiados sirios en Jordania, el porcentaje de niñas casadas antes de los 18 años de edad casi se triplicó entre 2011 y 2014, alcanzando el 32%[3].

Llamado a respetar el derecho humanitario

"Ningún niño debe ser víctima de violencia, miedo y trauma que pueda tener consecuencias graves para su desarrollo físico y mental. Los derechos humanos fundamentales y el derecho internacional, que deberían proteger a los niños de los efectos devastadores de la guerra, están siendo violados continuamente y con impunidad", dijo Daniela Fatarella, Directora Adjunta de Save the Children Italia. "Los gobiernos de todo el mundo, como sugiere el Papa Francisco en su discurso, pueden y deben hacer todo lo que esté a su alcance para poner fin a esta violencia inaceptable. En particular, pedimos que se proteja a todos los niños de los asesinatos y las discapacidades, que se considere que las escuelas y los hospitales son lugares seguros para proteger a los niños, y que todos los niños afectados por la guerra reciban el apoyo necesario para que puedan reconstruir su futuro.

02 enero 2019, 11:50