Cerca

Vatican News

Nicaragua: Católicos observan menos altares en fiesta de La Gritería

El viernes, vigilia de la Solemnidad de María Inmaculada, o la Purísima, como se le conoce en Nicaragua, los fieles salieron a las calles para celebrar la gran fiesta religiosa conocida como "La Gritería"

Patricia Ynestroza-Ciudad del Vaticano

En "La Gritería", una fiesta religiosa y a la vez folclórica, que existe desde el 1857, los nicaragüenses salen en masas a las calles, para cantar frente a toda imagen de la Virgen de la Concepción que encuentran a su paso, misma que es adornada con flores y gran imaginación. Tradicionalmente comienza al atardecer, pero en esta ocasión inició al mediodía en algunas ciudades, debido a los niveles de inseguridad que vive Nicaragua desde el estallido social del 18 de abril pasado, especialmente en horas de la noche.

Una gritería particular

Este año los dueños de las imágenes, en su mayoría, colocaron a la Virgen María en estrados adornados con colores predominantemente azul y blanco, los de la bandera de Nicaragua, utilizados para mostrar rechazo al Gobierno del presidente Daniel Ortega desde el estallido social de abril. Las madres de unos 610 arrestados, denominados como "presos políticos" por las organizaciones humanitarias, colocaron fotografías de sus hijos en el mismo montaje junto a la imagen de la Inmaculada Concepción de María.

El anuncio de la Policía Nacional de desplegar a 15.000 agentes en toda Nicaragua para garantizar la seguridad de "La Gritería", no tuvo efecto en el cambio de horario de una parte de los católicos. "La Gritería" es una celebración en la que los católicos se lanzan a las calles para entonar canciones a cada imagen de la Virgen de la Concepción que encuentran a su paso, y a cambio reciben regalías de los dueños.

Momentos de alegría contenida

Hasta las 8:30: pm se desarrollaron con mucha tranquilidad las fiestas de La Gritería en Nicaragua. Una hora antes, el joven José Herrera, con guitarra en mano, salió a cantarle a María, pero destacó que este año ve menos altares y menos concurrencia de feligreses. Los ciudadanos optan por andar en grupos, portando su novena, mochilas y sacos.

En una casa un altar ha sido decorado con los colores patrios y como parte de la decoración han colgado imágenes de algunas personas que están siendo procesadas por las autoridades por su participación en protestas antigubernamentales.

¿Quién causa tanta alegría?

A las seis de la tarde, con el sonido de las campanas de fondo, el cardenal Leopoldo Brenes lanza el tradicional grito: ¿Quién causa tanta alegría?, dando inicio a la celebración, aunque muchos católicos la habían adelantado desde el mediodía, debido a la crisis. 

A las dos de la tarde, en otra zona, en Carazo los feligreses se dieron cita en el interior de la basílica, para participar en la celebración del tradicional rezo del Ángelus y realizar una procesión de la imagen de la Inmaculada Concepción de María dentro del templo. Las calles de la ciudad lucen en algunas partes áridas de altares. Hogares en los que en años anteriores celebraban La Purísima, este año no abrieron sus puertas. Otras familias optaron por cantarle a la virgen María en el interior de sus hogares, según ellos porque temen ser asediados por simpatizantes del Gobierno, por haber hecho celebrado La Purísima a mediodía y no en la noche.

Te invitamos a ver nuestra playlist en la página Youtube 

Photogallery

Fiesta de la Gritería en la Solemnidad de la Virgen María, la Purísima
09 diciembre 2018, 13:35