Cerca

Vatican News
Anuncio de los pastores, Sano di Pietro, 1450-1455 ca. Anuncio de los pastores, Sano di Pietro, 1450-1455 ca.  (Musei Vaticani)

Custodio de Tierra Santa: “No tengan miedo porque les traigo una buena noticia”

El mensaje de Navidad del Custodio de Tierra Santa, P. Francesco Patton OFM nos ubica en el lugar exacto donde Dios quiso mostrarse al mundo y desde allí, cercano, nos dirige su palabra.

Manuel Cubías – Ciudad del Vaticano

Los primeros en recibir el anuncio

Dios nos muestra el lugar desde dónde nos habla, nos dice quiénes son sus interlocutores y el ambiente que se produce como fruto del encuentro.

“Estamos en Belén, en el Campo de los Pastores, el lugar donde, en la noche en la que nació el Niño Jesús, los pastores velaban y cuidaban a su rebaño. El Evangelio Lucas nos explica que, cuando María dio a luz a Jesús, fueron precisamente estos pastores los primeros en recibir el anuncio de su nacimiento”.

Un Dios que cercano no produce miedo

“Un ángel se les acercó, una gran luz los envolvió y ellos se asustaron. Pero el mensajero de Dios los tranquiliza: “No tengan miedo, porque les traigo una buena noticia que será motivo de gran alegría para todos: Hoy les ha nacido en el pueblo de David un salvador, que es el Mesías, el Señor. Como señal, encontrarán al niño envuelto en pañales y acostado en un pesebre” (Lc. 2,10-12).

El Niño Dios ilumina las oscuridades del mundo

El P. Francesco prosigue afirmando que la vida de los pastores fue iluminada por al nacimiento del niño Dios, el Salvador. Igual que los pastores “¡Cuántas personas, todavía hoy, viven envueltas en tinieblas como los pastores que velaban en este campo hace dos mil años!” Así, fija su mirada en países cercanos que sufren grandes catástrofes humanitarias a causa de las guerras:

“Nuestros hermanos y hermanas en Siria y Yemen, como en muchos otros países del mundo, viven desde hace muchos años en las tinieblas de conflictos sangrientos, que convierten a millones de personas en desplazadas, en refugiados desarraigados de su propia familia y de su cultura, expulsados de su propia patria y, a menudo, incapaces de encontrar acogida en una nueva tierra”.

Estas tinieblas son diversas: “Muchos de nuestros hermanos en humanidad viven en tinieblas causadas por las crisis económicas y ecológicas, que doblegan a poblaciones enteras y, a menudo, les obliga a emigrar”; “otras tinieblas a veces son fruto de haber sufrido violencia; … Tinieblas que se transforman pronto en rechazo al hermano o hermana, a su derecho a existir.

Ser luz en el mundo de hoy

Termina su mensaje invitando a toda la humanidad y en particular a los que tienen responsabilidades con la sociedad a ser luz en un mundo necesitado de ella:

"Que Él ilumine la conciencia de aquellos que gobiernan las naciones y la economía y les ayude a descubrir que gobernar es cuidar a los más pequeños, a los más frágiles, a los que no tienen protección.

Que el Niño de Belén ilumine la acción de quienes hacen cultura y comunicación para que difundan el mensaje del bien.

Feliz Navidad desde el Campo de los Pastores junto a Belén.

Feliz Navidad desde el lugar del primer anuncio del nacimiento del Salvador.

Feliz Navidad desde el lugar en el que los ángeles cantaron: “Gloria a Dios en el cielo, y en la tierra paz a los hombres que Él ama”.

Feliz Navidad a cada uno de vosotros y vosotras, a vuestras familias y comunidades".

21 diciembre 2018, 10:47