Cerca

Vatican News
África Central Padre Bondobo no guerra religiosa intereses África Central: niños en fila por la comida  (AFP or licensors)

R. Centroafricana. P. Bondobo: no guerra religiosa, sino intereses inmensos

Entrevista al P. Marthieu Bondobo, vicario general de la Archidiócesis de Bangui, después de la masacre del 15 de noviembre: consuelo por el llamamiento del Papa a la hora del Ángelus

Sergio Centofanti - Ciudad del Vaticano

No hay una guerra religiosa en la República Centroafricana, pero hay intereses, incluso de potencias extranjeras, en explotar la riqueza de este país: lo afirma Don Mathieu Bondobo, vicario general de la archidiócesis de Bangui, después de la masacre que tuvo lugar el pasado 15 de noviembre en Alindao, en el sur, donde más de 40 personas, entre ellas dos sacerdotes, fueron bárbaramente masacradas, algunas de ellas quemadas vivas, por un grupo armado rebelde, el UPC, compuesta en su mayor parte por musulmanes. La catedral de la ciudad fue incendiada y el campamento de refugiados que se encuentra en un terreno de la Diócesis fue devastado. Los cascos azules de las Naciones Unidas presentes en la zona -repiten muchas fuentes centroafricanas- no han hecho nada para ayudar a los civiles indefensos, entre los que se encontraban mujeres y niños. Ayer, en el Ángelus, el Papa lanzó un nuevo y sincero llamamiento por la paz en el país.

P. - Don Mathieu Bondobo, ¿cuál es la situación actual en la República Centroafricana después de la enésima masacre?

R. - La situación es dramática. La República Centroafricana  sigue llorando la pérdida de sus hijos. La situación es desastrosa y es con alegría que ayer recibimos el consuelo directamente del Papa durante el Ángelus: habló de la República Centroafricana pidiendo una oración por nosotros. Esto nos consuela y también nos ayuda a seguir adelante, aunque estemos tristes.

P. - Entonces, ¿cómo fue aceptado el llamamiento del Papa?

R. - El Papa compartió nuestro dolor. Su primera palabra me impactó mucho; empezó diciendo: "Con dolor". Esto es muy importante para nosotros, porque él sufre con nosotros -y el Papa es Pedro, lo sabemos, el Papa es Pedro-, así que es Pedro quien sufre con nosotros, la Iglesia, a través del Santo Padre, sufre con nosotros. Eso es lo que realmente me conmovió: no estamos solos. Y con este dolor el Santo Padre tiene nuestro país en su corazón: esta tierra amada que visitó y donde abrió la primera Puerta Santa. Esto también es un consuelo; esto significa que el viaje del Papa no se ha desvanecido en el aire, sino que ha dado sus frutos.

 

P. - Después del viaje del Papa a la República Centroafricana en el 2015, había llegado un período de paz. ¿Qué pasó después?

R. - Con tristeza y dolor nos damos cuenta de que hay personas que no quieren llegar nunca  a esta paz. Me temo que sí. Hay quienes tratan de impedirnos alcanzar esta paz, siempre tratando, después de un esfuerzo, después de un paso adelante, de hacernos retroceder, de hacernos volver a empezar siempre de cero. En este momento la configuración es tal que hay quienes tienen intereses, quienes alimentan a los rebeldes. ¡Lo que le pasó a Alindao es inhumano!  ¡Basta sólo ver las fotos,  ver cómo la gente fue asesinada, ver a un ser humano quemado por nada! Es algo que la humanidad no puede aceptar.

P. - Pero, ¿por qué la violencia? ¿Hay intereses de poder? ¿Existen problemas religiosos entre cristianos y musulmanes? ¿Existe una lucha por los recursos centroafricanos?

R. - En mi opinión, se ha desatado el diablo, veo la raíz misma: el diablo que siembra el mal, el odio y la violencia en el corazón. Las potencias interesadas en las riquezas de nuestro país deben entender que somos un país soberano. Somos un pueblo independiente y debemos beneficiarnos y hacer buen uso de nuestra riqueza; ¡de hecho, son nuestras riquezas! ¡Es nuestra tierra!

P. - Entonces hay potencias extranjeras tienen intereses en la República Centroafricana…

R. - Esto es así desde la época colonial; hay muchas potencias que están interesadas en los diamantes, el oro, el petróleo, el uranio -viven de estas cosas- y por lo tanto intentan aprovechar la situación para obtener beneficios. Hay gente que vive bien porque hay guerra, lamentablemente es así.

P. - Las diferencias religiosas se explotan para intereses muy materiales...

R. - No estamos hablando de una guerra de religión, porque esa no es la cuestión, lo hemos dicho en muchas ocasiones. Por supuesto, sabemos que hay ataques, muy a menudo - últimamente - dirigidos contra las iglesias, contra la Iglesia Católica, sí. Pero no podemos decir que estamos en medio de una guerra religiosa. Nosotros que somos sacerdotes nunca hemos pedido a nuestros cristianos que tomen las armas para ir a luchar, porque el cristianismo debe ser la única religión en nuestro país. No estamos en esta situación. Pero hay mucha instrumentalización en la base. Tal vez haya quienes quieran empujar hacia una guerra religiosa para justificar sus planes. Sabemos que durante mucho tiempo también se habla de la partición de la República Centroafricana: hay quienes quieren dividir este país en dos. Y quizás los que quieren esta división quieren empujar hacia una guerra de religión para llegar a una solución fácil: los cristianos, por un lado, y los musulmanes, por otro. Pero eso no tiene sentido, porque siempre ha habido una coexistencia pacífica en este país. Así que esta división nunca ocurrirá porque no tiene sentido.  Nosotros que somos cristianos, en nuestras familias tenemos hermanas casadas con musulmanes; hay lazos tan fuertes que nunca será posible llegar a una guerra religiosa.

P. - ¿Habrá paz en el país?

R. - Estoy seguro de ello. Llegará. Porque tenemos fe en Dios y Dios es nuestra paz.

19 noviembre 2018, 13:25