Versión Beta

Cerca

Vatican News

Millones de peruanos celebran al Señor de los Milagros

La procesión del Señor de los Milagros es considerada la manifestación más grande de todo el mundo católico, donde miles de peruanos y diferentes personas de todo el mundo renuevan su fe en este mes de octubre.

José Villanueva- Ciudad del Vaticano

El mes de octubre representa para todos los peruanos y peruanas un tiempo especial en que celebran su tradicional cuaresma con motivo de las festividades en honor al Señor de los Milagros, una devoción hacia un Cristo pintado en un muro que data del siglo XVII.

Breve historia del Cristo de Pachacamilla

Cuenta la historia que durante la época del Virreinato del Perú, en el barrio de Pachacamilla de Lima, un mulato de origen angoliano, pintó la imagen de un Cristo crucificado en un muro expresando su fe en Dios.

El 13 de noviembre de 1655 a las 14:45 horas, tuvo lugar un terrible terremoto que estremeció la ciudad de Lima y el puerto de Callao, en el que se derrumbaron templos, mansiones y las viviendas más frágiles, dejando miles de víctimas mortales y damnificados.

El terremoto afectó también el poblado de Pachacamilla, en el cual todas las edificaciones se desplomaron a excepción del débil muro de adobe, donde seguía en pie la imagen del Cristo, sin ningún tipo de resquebrajamiento. Trayendo consigo, la veneración de los africanos del poblado.

 

Las autoridades de la época no veían con buenos ojos la intención de los africanos en realizar celebraciones alrededor del muro, por lo que ordenaron borrar la imagen.

El primero en intentarlo fue un pintor que al momento de subir por la escalera hacia la imagen, comenzó a sentir dolores y escalofríos, teniendo que ser atendido, intentó de nuevo proseguir con su tarea, pero al subir otra vez, fue tal su impresión que bajó rápidamente y se alejó asustado del lugar sin concretar el encargo. Intentaron otras personas y no pudieron borrarla. Ante la insistencia de las autoridades por borrar la imagen, la gente manifestó su disgusto y comenzó a proferir grandes voces.

El virrey Pedro Antonio Fernández de Castro, revocó la orden de borrar la imagen y dispuso a que se levantase una ermita provisional. Sebastián de Antuñano, fue el benefactor más importante que ayudó a la construcción de la primera capilla provisional.

El 20 de octubre de 1687, un nuevo terremoto y maremoto arrasó todo Lima junto al Callao, derribando la ermita edificada en honor al Cristo. Ante la sorpresa general la pared de la imagen del crucificado quedó nuevamente en pie. En 1746, otro gran terremoto azotó Lima, quedando solo intacto el muro del Cristo de los Milagros. Antuñano ordenó la elaboración de una copia al óleo y que se sacase en procesión como muestra de gracias a Dios.

Las religiosas Nazarenas y la Virgen de la Nube

En 1764, el virrey Manuel Amat y Juniet, ordena la construcción del nuevo templo del Señor de los Milagros, inaugurado el 21 de enero de 1771 y les concede el cuidado a las religiosas carmelitas descalzas, lideradas por Sor Lucía del Espíritu Santo, fundadora del monasterio de Nazarenas Carmelitas Descalzas del Santuario del Señor de los Milagros.

Desde aquel entonces, todos los años en octubre se saca en procesión el lienzo de la réplica del Señor de los Milagros, junto otra imagen al reverso del anda que representa a Nuestra Señora de la Nube, devoción de Quito, a quien la fundadora de las Nazarenas tenía una gran devoción.

El dulce peruano de octubre

La festividad del Señor de los Milagros viene acompañada de los potajes típicos del Perú, entre ellos un dulce llamado “Turrón de Doña Pepa”, formado por tres o más palos de harina, bañado con miel de chancaca y decorado con grageas y confites de varias formas y colores.

Este dulce elaborado por Josefa Marmanillo del valle de Cañete, quien sufría una parálisis en los brazos. Escuchó rumores sobre los milagros que realizaba la imagen del Cristo de Pachacamilla, viajó hasta Lima, y gracias a su fe y devoción se recuperó de su enfermedad. En agradecimiento creó el dulce dedicado al Cristo de Pachacamilla, actualmente llamado por los peruanos “Turrón de Doña Pepa” y es consumido de manera especial por los peruanos en octubre.

Museo del Señor de los Milagros

La procesión del Señor de los Milagros tiene 5 recorridos oficiales en octubre, pero los más importantes son los días 18, 19 y 28 de octubre, fecha en que se celebra litúrgicamente en todo el Perú.

La procesión tiene largos tramos de recorrido, recibiendo el homenaje del Presidente de la República, el Congreso, el Municipio de Lima, hospitales y de las diferentes entidades estatales y privadas.

Desde hace algunos años, las religiosas nazarenas con el apoyo de la Hermandad del Señor de los Milagros, inauguraron un museo a pocos metros de la Iglesia del Señor de los Milagros, donde se cuenta toda la historia de esta devoción y se puede visitar los diversos objetos sagrados del anda del Señor de los Milagros y miles de exvotos y condecoraciones que a lo largo de la historia ha recibido el patrón de la espiritualidad católica peruana.

Patrono de los peruanos en el exterior

La devoción por los peruanos hacia el Señor de los Milagros es tan fuerte que existen diferentes hermandades del Señor de los Milagros en todas partes del mundo donde existe una fuerte presencia de peruanos, considerado el patrón de todos los migrantes peruanos en el exterior.

Cada año cientos de peruanos realizan procesiones en honor al Señor de los Milagros y este domingo 21 de octubre, la comunidad peruana en Roma realizará la procesión del Señor de los Milagros y peregrinarán junto con él hasta la Plaza de San Pedro, para escuchar el Ángelus y recibir la bendición del Papa Francisco, y luego escuchar la Santa Misa en la Basílica de San Pedro.
 

Photogallery

Fiesta del Señor de los Milagros
19 octubre 2018, 14:51