Versión Beta

Cerca

Vatican News

Únete a la semana por la Paz con la Iglesia en Colombia

Se trata de una iniciativa que busca reforzar el diálogo y la fraternidad en esta nación, dejando atrás los momentos más dolorosos de un pasado histórico marcado por la violencia y los enfrentamientos entre sus propios ciudadanos.

Sofía Lobos - Ciudad del Vaticano

Con el lema "Hay vida, hay esperanza. Sigamos coloreando la paz", la Iglesia en Colombia invita a su pueblo a participar en la 31° Semana de la Paz, que este año se celebra del 2 al 9 de septiembre.

 

Según informa la Conferencia Episcopal, se trata de "un encuentro multicolor con la vida y la esperanza a través de múltiples actividades programadas en todos los rincones de Colombia", a las cuales se sumarán más de 100 movimientos y organizaciones sociales, religiosas, comunidades e instituciones; así como constructores de paz y reconciliación con la mayor diversidad e inclusión posible.

Una iniciativa que busca reforzar el diálogo y la fraternidad en esta nación, dejando atrás los momentos más dolorosos de un pasado histórico marcado por la violencia y los enfrentamientos entre sus propios ciudadanos.

Avanzar en el camino hacia la Paz integral

En este contexto, la congregación religiosa de los Misioneros Oblatos, lanza un mensaje en su página web en el que afirman que como Iglesia y como nación colombiana, continúan avanzando en la construcción de la paz integral:

"Seguimos creyendo firmemente en que lograremos la reconciliación nacional y la justicia social. Mantenemos nuestro compromiso como constructoras y constructores de paz, de aportar sin descanso a una Colombia justa, democrática, participativa y respetuosa de los Derechos Humanos, en donde la palabra sea honrada y los acuerdos sean cumplidos. Esta es la motivación que hoy hace posible, que millones de colombianas y colombianos participemos año tras año en la celebración de la Semana por la Paz", escriben.

 

Asimismo, los religiosos recuerdan que el derecho a la vida, "ese bien preciado que antecede a todos los demás derechos", sigue siendo profundamente vulnerado por quienes alimentan los odios y la desesperanza, ya que "no ha cesado la estigmatización, la persecución, la criminalización, el asesinato de hombres y mujeres constructoras de paz y defensores de los Derechos Humanos; y lamentablemente continúa el desplazamiento, el secuestro, la desaparición forzada y el reclutamiento de niños, niñas y adolescentes".

El sueño de una Colombia reconciliada

Precisamente de este deseo de transformar la dolorosa realidad del país, nace la fuerza que une e impulsa al pueblo a seguir persistiendo en la búsqueda de caminos de encuentro y reconciliación.

"Actualmente, miles de personas con la fuerza de la vida y el amor, reforzamos lazos de solidaridad y enarbolamos la bandera de la esperanza que hace posible dejar atrás las violencias y superar las desigualdades; por ello, insistimos en que se honre la palabra pactada para que se implemente el Acuerdo de paz firmado con las FARC y continuamos impulsando las conversaciones Gobierno- ELN con la convicción del diálogo como camino de reconciliación. Seguimos con el compromiso de hacer realidad un gran pacto social y político para vivir dignamente y en armonía con los seres que habitamos este territorio", concluyen los Misioneros Oblatos invitando a todos a "seguir coloreando la paz, con la fuerza de la vida y la esperanza"; a pintar murales, afiches y escribir postales; recuperar la palabra, el canto y la diversidad del territorio; sin cansarse de proponer acciones que hagan posible el sueño de un país en paz y reconciliado.

 

31 agosto 2018, 17:04