Versión Beta

Cerca

Vatican News

Frérè Roger de Taizé, oración y reconciliación para los jóvenes

El 16 de agosto de 2005, durante la oración de la tarde, Frérè Roger Schutz, fundador de la Comunidad Ecuménica de Taizé, fue asesinado por una mujer desequilibrada. Sus palabras a los jóvenes: vivir una vida sencilla y construir la comunión.

Alessandro Di Bussolo – Ciudad del Vaticano

“Cantaré eternamente la misericordia del Señor”. Doce mil corazones en la Iglesia de la Reconciliación de Taizé, y millones, unidos espiritualmente a ellos, rezaron así, hace trece años, con los cánones breves y repetidos, como les había enseñado el Hermano Roger Schutz, fundador de la Comunidad Ecuménica. Acompañaron al pequeño y frágil maestro de la unidad y de la reconciliación entre los cristianos, asesinado por una mujer desequilibrada el 16 de agosto de 2005, durante la oración vespertina, de noventa años, con los ojos de un niño, en medio de sus jóvenes. Sólo cantos de alabanza y alegría, emoción y perdón que han resonado desde 1940, en esa gran escuela de oración que se ha convertido en ese pueblo de Borgoña francesa.

“Dios está unido a todo ser humano, sin excepción”

Conmovido, el Hermano Alois Löser, sucesor indicado por el H. Roger ya en 1998 a la cabeza de los cien monjes de la comunidad, recordó la primera convicción que guio el camino del H. Roger: “Dios está unido a todo ser humano, sin excepción”. Así lo dijo, dos años antes de su muerte, en marzo de 2003, en una entrevista concedida a Octava dies, la revista del Centro Televisivo Vaticano: “No tengáis miedo de vuestra muerte, Cristo está allí, invisible pero unido espiritualmente a todos, sin excepción. En estas palabras, no sólo algunos, sino toda la Iglesia y la familia humana encuentran ayuda, y también alegría. Y la alegría es tan necesaria”.

Desde los años setenta peregrinaciones a la colina

Cada año, cientos de jóvenes llegan a la colina del centro de Francia para vivir una semana especial: encuentro, canto, oración, silencio son las características del clima y la experiencia de Taizé, que llevan casi espontáneamente a redescubrir el sentido de la vida. Al final de la oración en la Iglesia de la Reconciliación, o en los encuentros europeos, el H. Roger se encontraba a menudo con jóvenes.

Jóvenes: Buscar y escuchar es ya el comienzo de una cura

“En Taizè escuchamos – explicó en otra entrevista en el Centro Televisivo Vaticano en enero de 1998 –, yo y mis hermanos no somos padres espirituales, pero somos hombres que escuchamos, a veces podemos decir unas palabras, decimos a los jóvenes que hagan preguntas sobre sí mismos, que busquen dentro de sí mismos. Buscar y escuchar es ya el comienzo de un proceso de curación. Después de que los jóvenes se van, van a lugares y ambientes tan diferentes. Unos vuelven a sus familias donde oran y buscan la fe, otros donde no hay nada, donde no pueden hablar ni ser escuchados”.

La respuesta es la simplicidad de vida

Muchos confían al Hermano Roger que viven “la gran angustia del futuro. Qué futuro tengo, qué trabajo, cómo encontrarlo y ganarnos la vida. Esta es una de las principales preocupaciones de Europa. Yo les diría: tratad de adaptaros y encontrar la libertad interior, que es absolutamente necesaria. La simplicidad de la vida es nuestra respuesta. Una vida hecha de poco, casi nada, y luego caminar, construir una familia, construir una comunión”.

La confianza en Dios y en los demás nos guía

“Se pasa por Taizè como se pasa al lado de una fuente. El viajero se detiene, apaga su sed y continúa el viaje”, palabras del peregrino Juan Pablo II, que llegó a la colina de la Borgoña francesa el 5 de octubre de 1986. Lo mejor para describir la vocación de la Comunidad Ecuménica fundada en 1940 por el entonces joven de 25 años Roger Schutz, de la familia protestante, que desde los años setenta ha acogido a miles de jóvenes cristianos de todo el mundo, atraídos por la oración, compuesta de cantos melódicos, pocas palabras y largos silencios, y por la vida comunitaria de los hermanos. En las capitales de Europa, decenas de miles de jóvenes participan cada año en las “peregrinaciones de confianza”, en la oración y en la acogida sencilla en familia. “Es verdad para los jóvenes, es verdad para todas las edades – dijo en la entrevista de 2003 – cuando la confianza en Dios y la confianza en los demás es una realidad vivida, podemos seguir adelante, podemos alegrarnos, no vamos hacia el dolor o la prueba, sino hacia una solución de paz, también de bondad de corazón”.

No te dejes aplastar por el sufrimiento

Muchos jóvenes todavía sufren de crisis familiares y emocionales; recuerdan los hermanos que hablan con ellos en Taizé y en los encuentros europeos. “En este período de la historia hay muchos afectos rotos. Las estadísticas lo dicen. ¿Qué hacer? ¿Qué decir?  Yo diría, pasar por las pruebas, seguir el camino en el centro de las pruebas. Acepta estas aflicciones y consiente estas situaciones. Cuando hay grandes pruebas evidencia, es verdad, que estas nos sofocan, nos hace retroceder sobre nosotros mismos. Sufrimos por los demás, por los que amamos, por ver morir a quien está cerca. La muerte de los hermanos, la muerte de la familia, la muerte de los amigos, la enfermedad son grandes pruebas… Y nosotros las encomendamos a Dios, que nos dice de no dejarnos aplastar por el sufrimiento de los demás o de nosotros, sino de proseguir el camino”.

16 agosto 2018, 09:01