Cerca

Vatican News

Obispos de Córdoba advierten que el aborto es una "dictadura encubierta"

"Creemos que una democracia que no respete toda vida humana se convierte visible o encubiertamente en dictadura de los que ostentan más poder, porque cuando no se respeta la vida del más débil no se respeta la libertad", escriben los prelados de la ciudad argentina de Córdoba, en una carta que rechaza la propuesta de legalizar el aborto.

Sofía Lobos - Ciudad del Vaticano

Mientras Argentina continúa con el tenso debate desatado entorno a la propuesta de legalizar el aborto, un grupo de obispos de la ciudad de Córdoba ha publicado una profunda carta en la que expresan su rechazo contra este proyecto de Ley y advierten que su aprobación convertiría al país en una "dictadura".

Se trata de un proyecto que plantea la legalización del aborto hasta la semana 14 de gestación y que se votará en el Senado el próximo 8 de agosto.

"Creemos que una democracia que no respete toda vida humana se convierte visible o encubiertamente en dictadura de los que ostentan más poder, porque cuando no se respeta la vida del más débil la libertad se convierte en ocasión de dominio y arbitrariedad", afirman los prelados en el escrito destacando que "cuando no se respeta la vida del más débil, la libertad se convierte en ocasión de dominio y arbitrariedad".

Vida plena y digna para todos

"Hoy vivimos en democracia. Podemos así expresarnos con libertad, e incluso pedir a nuestros gobernantes que tengan en cuenta los legítimos puntos de vista de los ciudadanos. Los que profesamos la fe católica, como la mayoría de los argentinos, queremos la justicia, la paz, el bien común, una vida plena y digna para todos", escriben los obispos de las seis diócesis presentes en el territorio cordobés asegurando que sienten el deber de expresarse acerca de la propuesta de los senadores sobre la ley de interrupción voluntaria del embarazo.

 

"A nadie se le oculta la importancia, complejidad y gravedad de la materia sobre la que están legislando: la dignidad de la vida, tanto del ser humano en gestación como de la madre gestante", acotan los mitrados haciendo hincapié en que les parece "desacertado el voto de los senadores" a favor del proyecto: "es más, consideramos que no expresa ni el sentir de muchos cordobeses, ni el rico cimiento jurídico a favor de la vida de nuestra Constitución Provincial", concluyen.

El aborto no es la solución para el ambarazo no deseado

Por otra parte, en su carta, los obispos analizan la complejidad y la presión del entorno social que sufre la mujer que, por diversas causas, no puede hacerse cargo de su embarazo, pero recuerdan que el aborto nunca es la solución adecuada, es más; es un crimen que atenta contra la vida de un ser humano.

«Es cierto que en muchas ocasiones la opción del aborto tiene para la madre un carácter dramático y doloroso. La decisión de deshacerse del fruto de la concepción no se toma por razones puramente egoístas o de conveniencia. Se buscaría, con esa grave decisión, preservar algunos bienes importantes. Sin embargo, estas y otras razones semejantes, aun siendo graves y dramáticas, "jamás pueden justificar la eliminación deliberada de un ser humano inocente" (Evangelium Vitae 58)», añaden.

Promover una cultura nueva de la vida

Por ello, los sacerdotes exhortan a desarrollar acciones concretas para acompañar el drama de las mujeres que han sufrido violencia, abandono o que viven un embarazo no deseado; y a jamás "legitimar la injustificable muerte de un inocente".

"El Creador ha confiado la vida del hombre a su cuidado responsable, no para que disponga de ella de modo arbitrario, sino para que la custodie con sabiduría y la administre con amorosa fidelidad", afirman destacando que "se nos pide amar y respetar la vida de cada hombre y de cada mujer y trabajar con constancia y valor, para que se instaure finalmente en nuestro tiempo, marcado por tantos signos de muerte, una cultura nueva de la vida, fruto de la cultura de la verdad y del amor".

La carta está firmada por los obispos cordobeses Carlos Ñáñez, Adolfo Uriona, Sergio Buenaventura, Samuel Jofre, Ricardo Araya, Gustavo Zurbriggen, Ricardo Seirutti y Pedro Torres.

Carta de los obispos de Córdoba
27 julio 2018, 15:21