Versión Beta

Cerca

Vatican News

Obispos dominicanos contra la propuesta para despenalizar el aborto

Ante los reiterados intentos de despenalizar el aborto en República Dominicana, la Conferencia Episcopal del país lanza un contundente mensaje a favor de la vida.

Ciudad del Vaticano

“El aborto no es un mal menor: es un crimen, es echar fuera a uno para salvar a otro. Es lo que hace la mafia”, con este claro y contundente mensaje, la Conferencia Episcopal de República Dominicana ha manifestado su rechazo contra la propuesta para despenalizar el aborto en este país.

A través de un comunicado, los obispos muestran su gran preocupación "por los reiterados intentos de despenalizar el asesinato de creaturas entre las que se encuentran las futuras mujeres dominicanas".

"Para la Ley la concepción crea derechos, y si se conjuga con el artículo constitucional (art. 37), el primer derecho que posee el concebido es el derecho a la vida, cuyo respeto es lo que hace posible otros derechos. Legislar a favor del aborto es inconstitucional en sí mismo, y atentaría contra el orden jurídico, pues las leyes especiales creadas para regular situaciones particulares no pueden generar cambios en la Constitución, ya que solo una Ley Orgánica es la que posee esta característica reformadora, siempre que sea en los casos permitidos, respetando su contenido esencial y el principio de razonabilidad", se lee en el escrito.

El aborto es un crimen, no un "beneficio" para la mujer

Por otra parte, los prelados denuncian que la presentación de cifras y datos sugeridos por quienes quieren llevar adelante el proyecto de Ley para aprobar el aborto, "no se corresponden con la verdad", puesto que "pretenden exhibir las tres causales del aborto como algo que es de beneficio para las mujeres de nuestro país, lo cual es una vil mentira".

 

"Hay un claro interés de mantener desinformada y confundida a la población para dar paso al aborto, lo que convertiría a nuestro país en otro lugar de beneficio para este lucrativo negocio", continúa resaltando el mensaje del episcopado dominicano.

"Queremos expresar a la ciudadanía que el aborto, sea como sea que se plantee, será siempre eliminar una vida humana indefensa. No existe el derecho al aborto (matar), existe el derecho a la vida. Por esta razón, reclamamos al Gobierno dominicano, en sus tres Poderes, que apoyen la vida de todos, creando políticas públicas que garanticen la salud de la madre y de su hijo por nacer".

"Les exhortamos a que no manchen con sangre inocente las páginas de nuestra historia actual, y honremos a Dios y a la Patria con cada uno de sus habitantes, de modo que no tengamos que llevar la carga de conciencia de haber contribuido a una legislación para matar".

El aborto no es un problema religioso sino humano

Asimismo, los obispos recuerdan que como dominicanos y respetuosos de la ciencia, «en la que también nos apoyamos para presentar nuestros argumentos, la cual cada vez con más precisión demuestra que la vida humana está presente desde la concepción, estamos en la obligación de defender la vida humana en todas sus etapas, incluida la vida prenatal. Tal y como afirma el Papa Francisco “el aborto no es un problema religioso, sino humano”. Y como a la Iglesia le compete todo lo humano, también le corresponde defender con ahínco la vida de los no nacidos, indefensos y sin una voz que los defienda».

Los prelados concluyen pidiendo a las autoridades competentes que reflexionen sobre las consecuencias de esta propuesta de despenalización, subrayando que el aborto "va más allá de la responsabilidad de las personas concretas y del daño que se les provoca, asumiendo una dimensión fuertemente social: es una herida gravísima causada a la sociedad y a la cultura por quienes deberían ser sus constructores y defensores. Nos encontramos ante una desastrosa amenaza contra la vida: no solo la de cada individuo, sino también la de toda civilización".

 

25 julio 2018, 18:04