Versión Beta

Cerca

VaticanNews
Monseñor Rolando Álvarez, durante su peregrinación por la paz. Monseñor Rolando Álvarez, durante su peregrinación por la paz.  (LA PRENSA)

Obispos de Nicaragua piden un diálogo social democrático y libre

Monseñor Rolando José Álvarez Lagos, obispo de la Diócesis de Matagalpa, Nicaragua, comparte unas declaraciones a la espera del diálogo convocado para restablecer la paz social en esta nación

Ciudad del Vaticano

"La democratización del país, la institucionalidad e independencia real de los poderes del Estado deben ser temas para abordar en el eventual diálogo nacional en el que varios obispos servirán como mediadores y testigos", son las palabras de monseñor Rolando José Álvarez Lagos, obispo de la Diócesis de Matagalpa, Nicaragua, pronunciadas el martes 1 de mayo, mientras presidía las solemnidades religiosas en la parroquia San José Obrero en El Tuma.

En su homilía, el prelado manifestó que los obispos de Nicaragua "han entrado en un camino fatigoso, un camino en el que hay muchas espinas, muchos escombros, muchos riesgos y muchos peligros, ya que la situación de esta nación es bien complicada y compleja”.

Urgente necesidad de diálogo

 

Ante la grave crisis política y social que amenaza la estabilidad del país, el presidente del Episcopado, el cardenal Leopoldo Brenes, expresó recientemente a los medios locales a través de un mensaje que la Iglesia "acepta interactuar como mediador y testigo del diálogo convocado por el presidente Ortega debido a las situaciones que ha vivido la nación nicaragüense tras varios actos de violencia acaecidos en las protestas sociales", en las que se han registrado al menos 30 muertos, entre ellos dos policías, un adolescente y un periodista, 428 heridos y más de 200 manifestantes arrestados o desaparecidos.

Monseñor Álvarez será uno de los obispos que actuarán como mediadores y testigos en el diálogo del que dijo servirá “no para ir a pelear sino para tratar los problemas más importantes de nuestra Nicaragua: la democratización de nuestro país, la institucionalidad de nuestro país, es decir donde los poderes del Estado realmente sean independientes, conformados con personas honorables y notables, que le garanticen al pueblo vivir y trabajar en paz, en libertad, dignamente”.

La Iglesia como puente de comunicación

 

Por su parte, el obispo de la Diócesis de Matagalpa, afirma también que en este diálogo, que de momento no tiene una fecha concreta establecida, deben participar “los más amplios sectores representativos de la población nicaragüense, y cada uno tiene su planteamiento, su enfoque, su punto de vista", ya que de lo contrario será difícil poder estar en el centro y buscar "cómo consensuar, conciliar, ser puente, canal de comunicación entre unos y otros, con el fin de encontrar una ruta que nos lleve a todos”.

Eso conllevaría, según el obispo, “a poder, en el momento correspondiente, elegir también libremente a las autoridades que vayan a regir los destinos futuros de este país y hacerlo con garantías absolutas, de tener elecciones justas y transparentes, donde se respete el voto y la voluntad de cada uno de los nicaragüenses”.

El prelado, indicó por último que la Iglesia hará de mediadora y testigo exclusivamente por el pueblo de Nicaragua “para que todos nosotros, un día podamos vivir y trabajar en paz y en libertad”. 

Actualidad en Nicaragua
03 mayo 2018, 15:06