Versión Beta

Cerca

Vatican News
2018.05.04 Mons Urbina Ortega 2018.05.04 Mons Urbina Ortega 

Colombia: La verdad, el perdón y la justicia, desafíos para la reconciliación

El Día Nacional de la Reconciliación es una jornada promovida por los obispos de Colombia, con la que se hace eco a las palabras del Santo Padre: ¡Colombia, abre tu corazón de pueblo de Dios, déjate reconciliar! Colombianos, no tengan miedo a pedir y ofrecer el perdón".

Griselda Mutual - Ciudad del Vaticano

La verdad, el perdón y la justicia, son los desafíos para la reconciliación en Colombia. Así lo recordó Monseñor Óscar Urbina Ortega, Arzobispo de Villavicencio y presidente de la Conferencia Episcopal Colombiana, en su homilía durante la celebración del Primer Día Nacional de la Reconciliación, conmemorado en el marco de la Fiesta de la Exaltación de la Cruz, este 3 de mayo.

La Eucaristía se llevó a cabo en las instalaciones de la CEC y fue concelebrada por Mons. Ricardo Tobón Restrepo, Arzobispo de Medellín y Vicepresidente de la CEC, y por Monseñor Elkin Fernando Álvarez Botero Obispo Auxiliar de Medellín y Secretario General de la CEC.

El Cristo de Bojayá enseña que el odio no tiene la última palabra

 

En la primera  parte de su homilía, el Arzobispo de Villavicencio recordó la dolorosa experiencia de Bojayá, y el simbolismo de la imagen del Cristo mutilado, en quien se conmemora no sólo el triste acontecimiento, sino también el dolor y la muerte, de tantas vidas rotas, y de tanta sangre derramada en la Colombia de los últimos decenios.

“Ver a Cristo así, mutilado y herido, nos interpela”, expresó. “Él vino para sufrir con su pueblo y su pueblo y para enseñarnos también que el odio no tiene la última palabra, que el amor es más fuerte que la muerte y la violencia”.

La verdad es un desafío grande pero necesario

 

Con el corazón puesto en las víctimas de la violencia, el Arzobispo interpeló a la promoción de la verdad como fuerza de paz:

“En el mundo se sigue con preocupación el propósito de colocar las víctimas en el centro del trabajo hacia la reconciliación. Somos llamados a promover la verdad como fuerza de la paz pues la mentira engendra violencia. La verdad es un desafío grande pero necesario”, afirmó. 

El perdón, inseparable de la verdad y compañeras de la justicia

 

Y porque sólo el perdón “ayuda a purificar la memoria para que la violencia del pasado no vuelva más”, el Arzobispo afirmó que  “el perdón remplaza la insistencia de la venganza”. Y añadió:

“El perdón es inseparable de la verdad y la verdad es compañera de la justicia y la misericordia expresadas en el perdón. La justicia restaura, no destruye, reconcilia, no alimenta la venganza. Y construir la paz en Colombia en la justicia, nos involucra a todos, familia, escuela, academia y los diversos espacios de la vida social. El rescate ético regulará nuestras relaciones auténticas, transparentes, generosas y comprometidas con los demás”

Los líderes nacionales deben encaminarse hacia la reconciliación

 

Así como la guerra brotó de la decisión de nuestro corazón, Cristo “invita a sembrar y cultivar en el corazón una mentalidad nueva de paz”, añadió Mons. Urbina, y reclamó que es hora de aferrarse a Cristo en la oración, y tener la serenidad indispensable para tener lucidez para tomar decisiones.

“La reconciliación creará un orden nuevo y será un paso en la construcción, en torno a un proyecto común de país, casa de todos. El compromiso de los líderes nacionales en el campo político, económico, educativo y social deben encaminarse hacia la reconciliación, teniendo por horizonte el bien de todos”.

Tal como se informa en la página web de la Conferencia Episcopal, "terminada la celebración en la que también participaron los Obispos que hacen parte de la Comisión Permanente y los colaboradores del Secretariado Permanente del Episcopado Colombiano (SPEC), se realizó un taller de reconciliación, a partir de cuatro claves: necesidad de reconciliación, oración, compromiso y promoción de valores".

04 mayo 2018, 12:33