Versión Beta

Cerca

Vatican News
Foto de archivo Foto de archivo  (AFP or licensors)

Venezuela: desnutrición infantil, un drama que clama al cielo

La malnutrición no es el único drama. Los menores que cruzan solos la frontera con Colombia corren el riesgo de caer en la trata de seres humanos y de ser reclutados por parte de grupos armados y criminales.

Griselda Mutual - Ciudad del Vaticano

Un nuevo alarmante comunicado en relación a Venezuela, esta vez de la Organización internacional Save The Children, se hizo público este 27 de marzo. La organización pone a la luz los riesgos que corren y que enfrentan los niños desplazados de Venezuela: la trata de seres humanos, el reclutamiento por parte de grupos armados y organizaciones criminales y los riesgos para la salud.

El drama de la invisibilidad de los niños

 

En el informe la Coordinadora de Protección de Save the Children en Colombia, Jenny Gallego, explica que los niños que ingresan al país solos, o incluso acompañados, están expuestos a un "grave riesgo" de secuestro y explotación, dada la "total invisibilidad ante los servicios de apoyo y las agencias gubernamentales" que los hace "extremadamente vulnerables" ante los traficantes o reclutadores de grupos armados o bandas criminales.

Enfermedades relacionadas con la falta de condiciones higiénico sanitarias

 

Un drama que no termina con el acompañamiento parental, visto que también los niños que ingresan a Colombia legalmente con sus padres “corren los riesgos relacionados con las situaciones difíciles en que viven”, como enfermedades de vario tipo debidas a la falta de condiciones higiénico sanitarias adecuadas.

La directora de Save the Children en Colombia, María Paula Martínez, manifestó cómo Colombia alberga "la mayor cantidad de desplazados internos en el mundo". "Más de siete millones, de los cuales más de la mitad son niños". "Vienen en cientos de miles desde Venezuela. Y continuarán, ya que la crisis allí no muestra signos de recesión. El gobierno colombiano y el resto del mundo deben reconocer la situación por lo que es: una emergencia humanitaria prolongada, que probablemente empeorará mucho" expresó.

Entre cinco y seis niños mueren por desnutrición cada semana

Con una inflación descontrolada, -  el 2017, según Ecoanalítica, cerró con un 2.735 por ciento– los salarios no alcanzan para cubrir la alimentación de una familia, lo que sumado al desempleo y  la escasez de alimentos, da como resultado un aumento en la tasa de malnutrición que a su vez ha provocado el “dramático aumento en el número de personas que abandonan Venezuela en condiciones desesperadas: el 62% más que en el año precedente cruzaron la frontera con Colombia buscando medios de subsistencia”.  

En efecto, tal como afirmara el presidente de la Conferencia Episcopal Venezolana, Mons. Azuaje Ayala, se trata de una espiral “que atenta contra la vida de los pobres que es la casi totalidad de los venezolanos”.  “Un drama que clama al cielo”, y al cual “no se le pone remedio”.

27 marzo 2018, 14:11