Versión Beta

Cerca

VaticanNews
Jornada Mundial de oración contra la trata. Jornada Mundial de oración contra la trata. 

La trata de personas: un problema que nos desborda

Entrevista Mons. Juan Carlos Elizalde Espinal, Obispo de Vitoria y responsable del Departamento de Mujeres en la calle y trata

Mireia Bonilla – Ciudad del Vaticano

Entrevista completa a Mons. Elizalde, Obispo de Vitoria

La cuarta Jornada Mundial de Oración y Reflexión contra la trata de personas este año tiene como lema “Emigrar sin trata. Sí a la libertad, no a la esclavitud” y a la que los obispos españoles se suman otro año más a través del Departamento de Mujeres en la calle y trata, dentro de la Comisión Episcopal de Migraciones.

El Obispo de Vitoria asegura que estos días están trabajando con mucha intensidad con el fin de sensibilizar sobre “este problema tan terrible”, poniendo “todos los medios que tenemos a nuestro alcance”. “Prevención, educación y sensibilización” son las 3 palabras clave que cita Monseñor Elizalde y con las que está llevando a cabo esta lucha contra la trata.

Además afirma que “si hay trata es porque hay clientes” y que esta falta de dignidad humana realmente es “el caldo de cultivo de una serie de ingresos astronómicos en los que es muy difícil erradicar este tema porque hay una red para el mal con muchos intereses”. Pero frente a esta “red del mal”, debe existir una “red del bien” tal y como ha expresado el Papa Francisco, para liberar a estas personas “en esclavitud sexual, en esclavitud laboral o en una infancia en riesgo”. El Obispo de Vitoria también dice que “lo que quiere Su Santidad es que las diócesis, a imagen y semejanza del grupo de Santa Marta”, creen esta red para el bien: “Gobiernos de los Estados, fuerzas de seguridad, ONG’s, e Iglesia”.

 

“Es un tema terrible que no basta la buena voluntad” continúa Mons. Elizalde, y es por ello que “tenemos que coordinar y colaborar a todos los niveles y a todas las fuerzas posibles” y de ahí que estemos en contacto con “las fuerzas de seguridad, con las autoridades civiles y que pongamos en común los conocimientos que tenemos”.

Asimismo asegura que la Iglesia “es quien más datos tiene sobre las mujeres en trata” pero a veces no dan los datos “por miedo a perjudicar a las víctimas cuando en realidad harían falta estos datos para poder liberarlas”. Por su parte, afirma que parte de la Pastoral de la diócesis es acercarse al Departamento de Migraciones, a esas rotondas y a esos polígonos para “acompañar a estas mujeres y tratar de liberarles si efectivamente están ejerciendo la prostitución como víctimas de trata”.

Mons. Elizalde como responsable del Departamento de Mujeres en la calle y trata expresa la necesidad de que los ciudadanos colaboren, tanto acompañando a las víctimas como proporcionando datos que desenmascaren situaciones de trata: “Se necesita colaboración ciudadana, desde el nivel de datos o posibles denuncias que puedan liberar a estas personas”.

En cuanto al lema de este año, asegura que “emigrar con dignidad es un derecho pero no emigrar también lo es”. Hay gente que está condenada a emigrar y no es libre en la migración – expresa el Obispo de Vitoria, “y encima pagando un alto precio con la integridad de su vida, con la dignidad, incluso con la vida misma”.

Por último, pide oración como algo imprescindible ante este “terrible problema”: “el problema nos desborda, por eso junto a la sensibilización y a la colaboración, también la oración. Colaborar contra la trata a todos los niveles”.

 

 

08 febrero 2018, 14:23