Versión Beta

Cerca

VaticanNews
Papa Francisco Almuerzo asistidos caritas Tedeum artesanos de la caridad Almuerzo con los asistidos por Cáritas 

Artesanos del bien común, llamó el Papa en el Tedeum a los buenos ciudadanos

“Gratitud” por aquellas personas que viven con el corazón abierto en esta ciudad; que contribuyen cada día con pequeños pero preciosos gestos concretos para el bien de Roma
Reflexiones en Frontera, jesuita Guillermo Ortiz

Francisco, que ya había expresado en el Ángelus del 31 de diciembre de 2017, que ese era un día para dar gracias, en el Tedeum que se rezó por la tarde en la Basílica de San Pedro, ponderó a los que llamó “Artesanos del bien común”.

Después de afirmar que “la fe nos lleva a contemplar y sentir que Jesucristo, Palabra hecha carne, ha dado plenitud al tiempo del mundo y a la historia humana”, el Papa explicó que, lo que prevalece esta noche es la “gratitud” que siente por aquellas personas que viven “con el corazón abierto” en esta ciudad; que “contribuyen cada día con pequeños pero preciosos gestos concretos para el bien de Roma”. Citó entonces a los que tratan de hacer de la mejor manera su deber, a aquellos que se mueven en el tráfico con sabiduría y prudencia respetando los lugares públicos, así como a los que prestan atención a las personas mayores o en dificultad.

También manifestó inmensa estima por los padres, maestros y educadores que “intentan formar a los niños y jóvenes en un sentido cívico y en una ética de responsabilidad”. “Estos y miles de otros comportamientos” expresan, sin discursos y sin publicidad, “un estilo de educación cívica cooperando silenciosamente en el bien común”.

Al concluir, aseveró que estas personas, aunque no sean noticia, “son la mayoría de las personas que viven en Roma”. Y que a pesar de encontrarse muchas de ellas en condiciones de dificultad “no lloran, ni albergan resentimientos y rencores, sino que se esfuerzan por hacer su parte todos los días para mejorar un poco las cosas”.

 

03 enero 2018, 16:06