Versión Beta

Cerca

VaticanNews
Misa y Ordenaciones presbiterales en el Parque de Dhaka Misa y Ordenaciones presbiterales en el Parque de Dhaka 

La Misa, fiesta del domingo debe presentarse como alegría y liberación, recordó el Papa en Catequesis

Reavivar esta conciencia, para recuperar y no perder el sentido de la fiesta, el significado de la alegría, de la comunidad parroquial, de la solidaridad, del descanso que repone el alma y el cuerpo
Reflexiones en Frontera, jesuita Guillermo Ortiz

Después de fundamentar la celebración Eucarística  el domingo, Papa Francisco explicó que “algunas sociedades secularizadas han perdido el sentido cristiano del domingo iluminado por la Eucaristía. Es un pecado, esto –dijo el Papa.” Y animó a “reavivar esta conciencia, para recuperar el significado de la fiesta”, insistiendo en esto de “no perder el sentido de la fiesta, el significado de la alegría, de la comunidad parroquial, de la solidaridad, del descanso que repone el alma y el cuerpo (Cfr. Catecismo de la Iglesia Católica, nn. 2177-2188).” Francisco recordó que domingo tras domingo la Eucaristía la Eucaristía es maestra de estos valores. Por esto el Concilio Vaticano II –afirmó- ha querido reafirmar que “el domingo es la fiesta primordial, que debe presentarse e inculcarse a la piedad de los fieles, de modo que sea también día de alegría y de liberación del trabajo (Const. Sacrosanctum Concilium, 106).”

El Papa también explicó que la abstención dominical del trabajo no existía y que es un aporte específico del cristianismo. “Por tradición bíblica los judíos descansan el sábado, mientras en la sociedad romana no estaba previsto un día semanal de abstención de los trabajos serviles. Fue el sentido cristiano del vivir como hijos y no como esclavos, animado por la Eucaristía, a hacer del domingo el día de descanso”.

14 diciembre 2017, 18:02