Versión Beta

Cerca

VaticanNews

Ángelus del Papa: Jesús en la cruz es salvación para la humanidad

María nos ayude a mirar el crucifijo: acto de amor, vida y salvación para la humanidad de todos los tiempos, reiteró el Papa Francisco

Cecilia de Malak - Ciudad del Vaticano

Aún hoy, el que quiere conocer a Jesús debe mirar su cruz, en ella se revela su gloria, su justicia y su paz

 

Introduciendo el rezo del Ángelus, del V Domingo de Cuaresma, el Papa Francisco invocó a «la Virgen María, que ha tenido siempre la mirada de su corazón fija en su Hijo – desde el pesebre de Belén, hasta la cruz en el Calvario, para que nos ayude a encontrarlo y conocerlo, así como Él quiere, para que podamos vivir iluminados por Él, y llevar al mundo frutos de justicia y de paz».

El Papa hizo hincapié en las palabras de Jesús, con el Evangelio de hoy, según San Juan (12, 20-33):

«Nos invita a dirigir nuestra mirada hacia el crucifijo, que no es un objeto ornamental o un accesorio de vestir - ¡a veces abusado! – sino un signo religioso que hay que contemplar y comprender.

En la imagen de Jesús crucificado se revela el misterio de la muerte del Hijo de Dios como supremo acto de amor, fuente de vida y salvación para la humanidad de todos los tiempos».

Jesús nos rescata de la esclavitud del pecado y nos dona una vida nueva reconciliada en el amor

 

Con las palabras que el Señor emplea para explicar el significado de su muerte y resurrección, el Obispo de Roma, subrayó que «Jesús quiere hacer comprender  que su vivencia extrema – muerte y resurrección – es un acto de fecundidad, que dará mucho fruto para muchos. De esta manera se compara a sí mismo con el grano que muere en la tierra y genera vida nueva»:

«Con la Encarnación Jesús ha venido a la tierra; pero esto no basta: Él debe también morir, para rescatar a los hombres de la esclavitud del pecado y donarles una vida nueva reconciliada en el amor».

También nosotros sus discípulos estamos llamados a la ley pascual y a la caridad activa

 

«Este dinamismo del grano de trigo, que se cumple en Jesús, debe realizarse también en nosotros sus discípulos: estamos llamados a hacer nuestra la ley pascual del perder la vida para recibirla nueva y también eterna».

¿Y qué significa perder la vida? Significa pensar menos en sí mismos, en los intereses personales y saber ‘ver’ y salir al encuentro de las necesidades de nuestro prójimo, en especial de los últimos. Cumplir con alegría obras de caridad hacia cuantos sufren en el cuerpo y en el espíritu es el modo más auténtico de vivir el Evangelio, es el cimiento necesario para que nuestras comunidades crezcan en la fraternidad y en la acogida recíproca».

¡Quiero ver a Jesús, pero verlo desde dentro, desde sus llagas…!

Un saludo especial con el recuerdo del Padre Pío y de su peregrinación a Pietrelcina y San Giovanni Rotondo

 

Después de la oración a la Madre de Dios y del responso por los difuntos, el Papa saludó a los numerosos fieles romanos y peregrinos de tantos países que acudieron para la cita mariana dominical.

Y recordó su visita pastoral, en el marco del centenario de los estigmas y del 50 aniversario de la muerte del Padre Pío.
 

Escucha y descarga las palabras del Papa

Photogallery

Ángelus del Papa
18 marzo 2018, 12:15